Portada del dirario Meridiano
Viernes, 26 de Mayo de 2017

Fórmula 1

HISTORIA DE LA FÓRMULA 1

En 1947 la FIA (Fédération International d`automobile) fijó el primer reglamento para la Fórmula 1. Antes de la segunda guerra mundial todo estaba permitido. Desde ese momento, autorizaron la utilización dos tipos de motores: con compresor y hasta 1.500 centímetros cúbicos cilindrada o sin compresor y hasta 4.500 centímetros cúbicos de cilindrada. Para ese momento no había restricciones para el peso de los vehículos. Desde 1950, además del campeonato entre los constructores, se estableció un campeonato para los pilotos. Este era el nacimiento de la Fórmula 1.

Todo empezó el 13 de mayo de 1950 en el antiguo aeropuerto de Silverstone, entre Londres y Birmingham. El triunfador fue un auto italiano conducido por Giuseppe "Nino" Farina, primo del más tarde famoso "Auto-Designer" Pinin Farina, quien ganó en un Alfa 158 con una velocidad media de 147.37 km/h. El hecho de que ganara un auto italiano fue poco sorprendente, porque además del Alfa Romeo participaron solamente Ferrari, Maserati, Gordini y -el único no italiano- el equipo francés de Talbot. En el primer año de la Fórmula 1 había siete carreras, cuatro de las cuales en circuitos que todavía hoy en día albergan un Gran Premio: Silverstone en Inglaterra; Mónaco, Spa-Francorchamps en Bélgica y Monza en Italia.

Pero la Fórmula 1 tuvo también problemas iniciales y casi se termina después de su segundo año. Por cierto que nacieron pronto unos cuantos equipos más, pero otros tuvieron problemas financieros y no eran competetitivos técnicamente. Entre las temporadas 1951 y 1952, cuando Alfa Romeo dio a conocer que abandonaba la F1, a la competencia le faltó simplemente competidores para el excelente Ferrari Tipo 375. Era preciso ganar tiempo, por lo cual la Federación Mundial decidió llevar a cabo el campeonato de los pilotos en autos de la Fórmula 2 durante dos años. Ahí había un reglamento menos estricto, por lo cual se esperaba atraer más constructores.

El resultado no fue satisfactorio. La verdad es que además de los equipos antiguos, participaron muchos constructores por afición pero nadie consiguió alcanzar el nivel del nuevo Ferrari Tipo 500. En 1954 la Fórmula 1 estaba de vuelta con sus propios autos y un reglamento nuevo. Todavía no había restricciones por el peso de los vehículos, pero la cilindrada fue más aún restringida. Motores con compresor tenían que tener menos de 750 centímetros cúbicos y los sin, en cambio, 2500.

El año 1954 trajo otra novedad: Mercedes Benz participó por primera vez en la Fórmula 1. Después de la segunda guerra mundial, el konzern alemán se regeneró cuidadosamente y luego de unos años practicando en carreras de tourenwagen, se atrevieron a entrar en la F1. W196 se llamó la nueva "flecha de plata" que acabó con la superioridad de Ferrari en el primer intento. (Ya antes de la guerra había "flechas de plata" muy eficaces. A propósito, el color de plata lo obtuvieron por culpa de un reglamento antiguo, que contenía restricciones del peso. El entonces Mercedes blanco estaba un poco más pesado de lo permitido, por lo cual simplemente "rasparon el laque" de la carrocería, dejándolo así de color plata.)

Fangio y Mercedes formaron una de esas relaciones muy raras e invencibles, como más tarde sucedió con Jim Clark y Lotus o Ayrton Senna y McLaren. Fangio repitió su exito el año siguiente y quien sabe si no habría alcanzado sus títulos de los siguientes años 1956 y 1957 (en Ferrari y Maserati) también en una flecha de plata, si el año 1955 no hubiera sido el más gris en toda la historia del automovilismo. Accidentes muy graves estaban prácticamente al orden del día. No había casi ninguna carrera sin colisiones extraordinarias.El campeón del mundo de los años 52 y 53, Alberto Ascari, murió en Monza, mientras realizaba algunos test después de haber caído con su Ferrari ya antes en la dársena en el Gran Premio de Mónaco. Pero entonces se rompió solamente la nariz. En el Gran Premio de Pau murió Mario Alborghetti y nueve espectadores fueron heridos. Por cierto que Hans Herman sobrevivió a un accidente en el entrenamiento de los 500 millas de Indianapolis (entonces perteneciendo a la F1) pero en la carrera Bill Vukovich murió en las llamas de su auto.

Solamente tres semanas después de la muerte de Ascari, se realizaron las famosas 24 horas de Le Mans. (Hoy en día perteneciendo al campeonato de GT1 y GT2). Estaba otra vez Pierre Levegh, -quien ya en 1947 perdió el control sobre su Maserati, terminando en el público y matando a 12 espectadores-, quien fue la causa de una tragedia todavía más grande. Como consecuencia los responsables de Premios de Alemania, Francia, España y Suiza suspendieron las carreras de este año y Mercedes Benz dio a conocer su abandono de la F1 para el final de la temporada. El vacío que dejó Mercedes en la F1, lo cerró Porsche. Ya antes de su entrada en la F1 construyeron autos para la F2 pero la cilindrada de estos estaba restringida a 1.500 centímetros cúbicos.

Cuando en 1957 participaron por primera vez en una carrera de F1 con estos autos, condujeron en una clase de valoración diferente; eso no era extraordinario en estos días, porque quedaban tan pocos equipos en la F1 que los organizadores tomaban cada oportunidad de enseñar más vehículos a su público. Cuando en 1958 el reglamento para la F1 fue modificado de nuevo, todo estaba abierto para Porsche, porque para el año 1961 restringieron la cilindrada a 1.500 centímetros cúbicos, exactamente lo que ya tenían los motores de Porsche. Con este nuevo reglamento esperaban hacer más despacio a la F1, como todavía lo intentan hoy en día. Además de Porsche, Enzo Ferrari estaba muy contento con este reglamento, porque había desarrollado un motor de 1.500 centímetros cúbicos, conforme con el reglamento y además muy eficaz, para sus autos. En el año siguiente Porsche intentó todo para ganar a Ferrari. Graham Hill, el padre del campeón del mundo de 1996, Damon Hill, pilotó la construcción excelente de BRM (British Racing Motors) y ganó el título. Como segundo quedó el escocés Jim Clark, también en un auto inglés, el Lotus de Colin Chapman, y para completar la preponderancia de los británicos, el neozelandés terminó tercero en un Cooper. En los años sesenta, la F1 vivió los cambios más profundos en su historia. Los motores de frente se quedaron en la mitad del auto, así cambiando las proporciones de los vehículos. Se descubrió que los neumáticos más anchos y sin perfil (prohibidos desde 1998) tenían más grip. Las cabinas se quedaron más altas para proteger a los pilotos y los mismos tenían que llevar ropa anti-llamas y utilizar cinturones. Lo más nuevo eran los alerones que al principio sólo existían en la parte trasera de los autos.

Hasta 1968 los autos tenían la forma de una havanna, pero entonces los ingenieros se dieron cuenta que una construcción más ancha y menos alta era mejor para el grip y así para las curvas. También había un cambio entre los pilotos. Se volvieron cada vez más jóvenes. Cuando en 1950 la edad media de los 5 mejores estaba 44.6 años, en 1980 ya estaba 33.0 y en 1995 29.4 años.