Portada del dirario Meridiano
Sábado 22 de Febrero de 2020

Boxeo

Será la segunda pelea de Crawford en el año / Foto: Cortesía
Será la segunda pelea de Crawford en el año / Foto: Cortesía
Boxeo

Crawford quiere demostrar que es el mejor del mundo

Viernes 13| 9:07 pm


Terence Crawford se considera el mejor púgil del mundo y este año hubiera querido más oportunidades para demostrarlo.

Confiaba en hacer tres peleas en 2019 pero apenas tendrá la segunda cuando el sábado en la noche exponga su título welter en el Madison Square Garden. Crawford está desconcertado de no lograr ese objetivo.

La verdad lo desconozco”, dijo el estadounidense. “Quizá presupuesto. No lo sé”.

O tal vez porque ha sido muy difícil encontrarle un contrincante de calidad.

El lituano Egidijus Kavaliauskas será el próximo rival de Crawford (35-0, 26 nocauts), quien venció en abril al británico Amir Khan.

Ese triunfo fue el tercero por nocáut técnico para Crawford desde que subió al peso welter, después de que unificara todos los cetros importantes en las 140 libras.

Hay nombres importantes en las 147 libras que podrían protagonizar con Crawford una función atractiva. Gente como Errol Spence, Manny Pacquiao y Keith Thurman, aunque no ha logrado pactar una pelea con ellos y parece cansado de que se lo pregunten.

Crawford sólo desea conversar de su pelea con el retador Kavaliauskas (21-0-1, 17 nocauts), que le disputará el cetro de la OMB.

Como he dicho siempre busco salir, dar una gran actuación y mostrar al mundo por qué me considero el número uno libra por libra sobre cualquier otro púgil”, declaró Crawford.

El oriundo de Nebraska quizá lo sea por su habilidad y poder con el que puede derrotar a cualquiera. Sin embargo, su lista de contrarios es corta en comparación con las de otros púgiles en el candelero, un problema tal vez no atribuible a Crawford pero que los críticos no se lo toman en cuenta.

Quizá una pelea reñida que lo obligue a aplicarse a fondo y superar la adversidad le granjearía una apreciación extra, pero Crawford no está interesado en enzarzarse en un toma y daca, y le enfurece que un peleador deba arriesgarse a que lo lesionen para ser interesante.

Todas esas personas que critican a los púgiles por su boxeo no conocen el cuadrilátero. Nunca han tenido el placer de recibir golpes en la cabeza 12 asaltos”, afirmó Crawford. “Eso no es divertido. Nosotros lo hacemos porque es nuestro trabajo. Sin embargo, los boxeadores que suben al cuadrilátero siendo una persona y se bajan siendo otra”.

El combate que le precederá promete. El ghanés Richard Commey (29-2, 26 nocauts) defenderá su título ligero ante Teófimo López (14-0, 11 nocauts), quien peleó en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y busca convertirse en el primer hondureño campeón mundial.

En Río, López representó a Honduras, el país de sus padres. Pero es oriundo de Brooklyn y afirma que “todo Nueva York” vendrá a verle en su primera oportunidad para coronarse campeón.

Es previsible que quien resulte monarca consiga una pelea de unificación de títulos en 2020 con Vasily Lomachenko, ganador de dos medallas olímpicas de oro y que tiene previsto asistir a la pelea.

El ucraniano, como Crawford, es parte del debate de quién es el mejor púgil del mundo, pero López, de 22 años, procura conseguir esa pelea y asegura no tener la certeza de que Lomachenko la quiera.

“Todo el mundo desea ese combate”, declaró López. “Todo el mundo quiere verlo, ojalá podamos concretarlo”. AP

Boxeo

Será la segunda pelea de Crawford en el año / Foto: Cortesía
Será la segunda pelea de Crawford en el año / Foto: Cortesía
Boxeo

Crawford quiere demostrar que es el mejor del mundo

Viernes 13| 9:07 pm

Terence Crawford se considera el mejor púgil del mundo y este año hubiera querido más oportunidades para demostrarlo.

Confiaba en hacer tres peleas en 2019 pero apenas tendrá la segunda cuando el sábado en la noche exponga su título welter en el Madison Square Garden. Crawford está desconcertado de no lograr ese objetivo.

La verdad lo desconozco”, dijo el estadounidense. “Quizá presupuesto. No lo sé”.

O tal vez porque ha sido muy difícil encontrarle un contrincante de calidad.

El lituano Egidijus Kavaliauskas será el próximo rival de Crawford (35-0, 26 nocauts), quien venció en abril al británico Amir Khan.

Ese triunfo fue el tercero por nocáut técnico para Crawford desde que subió al peso welter, después de que unificara todos los cetros importantes en las 140 libras.

Hay nombres importantes en las 147 libras que podrían protagonizar con Crawford una función atractiva. Gente como Errol Spence, Manny Pacquiao y Keith Thurman, aunque no ha logrado pactar una pelea con ellos y parece cansado de que se lo pregunten.

Crawford sólo desea conversar de su pelea con el retador Kavaliauskas (21-0-1, 17 nocauts), que le disputará el cetro de la OMB.

Como he dicho siempre busco salir, dar una gran actuación y mostrar al mundo por qué me considero el número uno libra por libra sobre cualquier otro púgil”, declaró Crawford.

El oriundo de Nebraska quizá lo sea por su habilidad y poder con el que puede derrotar a cualquiera. Sin embargo, su lista de contrarios es corta en comparación con las de otros púgiles en el candelero, un problema tal vez no atribuible a Crawford pero que los críticos no se lo toman en cuenta.

Quizá una pelea reñida que lo obligue a aplicarse a fondo y superar la adversidad le granjearía una apreciación extra, pero Crawford no está interesado en enzarzarse en un toma y daca, y le enfurece que un peleador deba arriesgarse a que lo lesionen para ser interesante.

Todas esas personas que critican a los púgiles por su boxeo no conocen el cuadrilátero. Nunca han tenido el placer de recibir golpes en la cabeza 12 asaltos”, afirmó Crawford. “Eso no es divertido. Nosotros lo hacemos porque es nuestro trabajo. Sin embargo, los boxeadores que suben al cuadrilátero siendo una persona y se bajan siendo otra”.

El combate que le precederá promete. El ghanés Richard Commey (29-2, 26 nocauts) defenderá su título ligero ante Teófimo López (14-0, 11 nocauts), quien peleó en los Juegos Olímpicos de Río 2016 y busca convertirse en el primer hondureño campeón mundial.

En Río, López representó a Honduras, el país de sus padres. Pero es oriundo de Brooklyn y afirma que “todo Nueva York” vendrá a verle en su primera oportunidad para coronarse campeón.

Es previsible que quien resulte monarca consiga una pelea de unificación de títulos en 2020 con Vasily Lomachenko, ganador de dos medallas olímpicas de oro y que tiene previsto asistir a la pelea.

El ucraniano, como Crawford, es parte del debate de quién es el mejor púgil del mundo, pero López, de 22 años, procura conseguir esa pelea y asegura no tener la certeza de que Lomachenko la quiera.

“Todo el mundo desea ese combate”, declaró López. “Todo el mundo quiere verlo, ojalá podamos concretarlo”. AP

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR