Portada del dirario Meridiano
Miércoles 18 de Septiembre de 2019

Boxeo

Thurman quiere dejar en la lona al filipino // Foto: AP
Thurman quiere dejar en la lona al filipino // Foto: AP
Boxeo

Thurman busca acabar con la larga carrera de Pacquiao

Viernes 19| 8:49 pm


Keith Thurman luce sin duda como un boxeador que debería vencer al Manny Pacquiao de la actualidad.

Thurman (29-0 con 22 nocauts) es un duro y voluble monarca welter en el auge de su carrera. Y la pelea ante Pacquiao se avizora como la más importante de su vida.

Representa la oportunidad de mandar al retiro a una leyenda del boxeo.

Toda mi carrera ha tenido un proceso y una evolución hacia este momento que llegará el sábado por la noche”, recalcó Thurman. “Es en realidad el resultado de un individuo que cumple su sueño”.

Entonces, ¿por qué Pacquiao y su entrenador Freddie Roach lucen tan confiados de cara al pleito de este sábado en el MGM Grand Garden? ¿Y por qué el veterano púgil filipino es ligeramente favorito en las apuestas ante uno de los mejores exponentes dentro de la categoría de las 147 libras?

Pacquiao (61-7-2 con 39 nocauts) ha sido campeón en ocho divisiones diferentes. Ha trabajado durante 18 años con Roach, y ambos consideran que Thurman es apenas un reto más a superar mediante el trabajo duro, la planificación inteligente y la ventaja psicológica que aporta la experiencia.

Thurman luce desafiante en el papel, pero Pacquiao y Roach son virtuosos a la hora que llega la cita sobre el cuadrilátero.

“Mañana por la noche habrá una cátedra”, advirtió Pacquiao el viernes después del pesaje. “Espero que Keith Thurman haya estudiado duro, porque el profesor Pacquiao es muy duro en sus lecciones”.

Cada contrincante posee una versión del título de los welter por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Al final de la contienda, debe haber un solo campeón por ese organismo.

Aún sin perder su cortesía habitual, Roach dijo que Thurman tiene más preguntas que responder en comparación con Pacquiao, quien llega al combate tras obtener victorias consecutivas, sobre Lucas Matthyse y Adrien Broner.

¿Puede Thurman lucir como hace dos años, antes de una relativa inactividad provocada por las lesiones? ¿Puede igualar la célebre rapidez de Pacquiao sin perder poder para pelear con efectividad durante 12 asaltos a un ritmo acelerado?

“Espero que Thurman llegue con lo mejor que tiene, porque en ese momento Manny estará en su mejor forma”, dijo Roach. “Thurman es un buen peleador, pero Manny vence a los buenos peleadores todo el tiempo. Y no pienso que Keith Thurman sea un peleador grandioso. Creo que Broner es mejor, y Manny lo venció fácil”.

Thurman estará en el pleito más grande de su trayectoria. En tanto, el resurgimiento en la carrera boxística del senador filipino llega a un punto clave el sábado.

Pese a lo que dice Roach, Thurman podría ser un rival más peligroso que Matthysse y Broner. Y los efectos acumulativos de una carrera en el deporte de los puñetazos rara vez pueden pasarse por alto después de los 40 años.

“Manny no va a hacer nada con esos bracitos de tiranosaurio”, dijo Thurman. “Está por llevarse una paliza. Tendré la oportunidad de golpear a un senador en la cara. Y él lo va a sentir”. // AP

Boxeo

Thurman quiere dejar en la lona al filipino // Foto: AP
Thurman quiere dejar en la lona al filipino // Foto: AP
Boxeo

Thurman busca acabar con la larga carrera de Pacquiao

Viernes 19| 8:49 pm

Keith Thurman luce sin duda como un boxeador que debería vencer al Manny Pacquiao de la actualidad.

Thurman (29-0 con 22 nocauts) es un duro y voluble monarca welter en el auge de su carrera. Y la pelea ante Pacquiao se avizora como la más importante de su vida.

Representa la oportunidad de mandar al retiro a una leyenda del boxeo.

Toda mi carrera ha tenido un proceso y una evolución hacia este momento que llegará el sábado por la noche”, recalcó Thurman. “Es en realidad el resultado de un individuo que cumple su sueño”.

Entonces, ¿por qué Pacquiao y su entrenador Freddie Roach lucen tan confiados de cara al pleito de este sábado en el MGM Grand Garden? ¿Y por qué el veterano púgil filipino es ligeramente favorito en las apuestas ante uno de los mejores exponentes dentro de la categoría de las 147 libras?

Pacquiao (61-7-2 con 39 nocauts) ha sido campeón en ocho divisiones diferentes. Ha trabajado durante 18 años con Roach, y ambos consideran que Thurman es apenas un reto más a superar mediante el trabajo duro, la planificación inteligente y la ventaja psicológica que aporta la experiencia.

Thurman luce desafiante en el papel, pero Pacquiao y Roach son virtuosos a la hora que llega la cita sobre el cuadrilátero.

“Mañana por la noche habrá una cátedra”, advirtió Pacquiao el viernes después del pesaje. “Espero que Keith Thurman haya estudiado duro, porque el profesor Pacquiao es muy duro en sus lecciones”.

Cada contrincante posee una versión del título de los welter por la Asociación Mundial de Boxeo (AMB). Al final de la contienda, debe haber un solo campeón por ese organismo.

Aún sin perder su cortesía habitual, Roach dijo que Thurman tiene más preguntas que responder en comparación con Pacquiao, quien llega al combate tras obtener victorias consecutivas, sobre Lucas Matthyse y Adrien Broner.

¿Puede Thurman lucir como hace dos años, antes de una relativa inactividad provocada por las lesiones? ¿Puede igualar la célebre rapidez de Pacquiao sin perder poder para pelear con efectividad durante 12 asaltos a un ritmo acelerado?

“Espero que Thurman llegue con lo mejor que tiene, porque en ese momento Manny estará en su mejor forma”, dijo Roach. “Thurman es un buen peleador, pero Manny vence a los buenos peleadores todo el tiempo. Y no pienso que Keith Thurman sea un peleador grandioso. Creo que Broner es mejor, y Manny lo venció fácil”.

Thurman estará en el pleito más grande de su trayectoria. En tanto, el resurgimiento en la carrera boxística del senador filipino llega a un punto clave el sábado.

Pese a lo que dice Roach, Thurman podría ser un rival más peligroso que Matthysse y Broner. Y los efectos acumulativos de una carrera en el deporte de los puñetazos rara vez pueden pasarse por alto después de los 40 años.

“Manny no va a hacer nada con esos bracitos de tiranosaurio”, dijo Thurman. “Está por llevarse una paliza. Tendré la oportunidad de golpear a un senador en la cara. Y él lo va a sentir”. // AP

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR