Portada del dirario Meridiano
Lunes 10 de Diciembre de 2018

Moto GP

Foto: AP
Foto: AP
Moto GP

Marc Márquez continua escribiendo una historia dorada

Lunes 19| 8:02 am


El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) sumó en 2018 su quinto título mundial de MotoGP y el séptimo de su carrera deportiva con 25 años, lo que le permite continuar escribiendo una página de "oro" en la historia del mundial de motociclismo merced a todos sus récords de precocidad.

Márquez, quien ayer, domingo, no pudo terminar el Gran Premio de la Comunidad Valenciana al sufrir una caída, debido a las malas condiciones en que se disputó la prueba como consecuencia de la lluvia, "cerró" su campaña 2018 con nueve victorias y, a pesar de sus cuatro ceros, su peor resultado del año acabó siendo la tercera plaza en la República Checa, en el trazado de Brno, en el que le superaron los dos pilotos de Ducati en un épico final, el italiano Andrea Dovizioso y el español Jorge Lorenzo.

Y eso que el piloto de Repsol Honda no comenzó demasiado bien la temporada pues en Catar le venció Dovizioso, que se perfilaba como su gran rival hasta el final de una nueva e intensa temporada, y en la segunda carrera del año, en Argentina, su toque con Valentino Rossi cuando remontaba tras sufrir una primera penalización y tener que pasar por la calle de talleres, le hizo acumular treinta segundos más que le relegaron a la decimoctava posición final.

El año no empezaba demasiado bien, pero en la línea del piloto de Cervera, todo menos perder los nervios, por ello que en las siguientes tres carreras, Austin, Jerez y Le Mans, encadenase tres victorias consecutivas, hasta que nuevamente en Mugello, ahora por una caída que no le permitió remontar más allá del decimosexto puesto, le dejase a la puerta de los puntos.

Dos ceros en las seis primeras carreras parecieron demasiada ventaja como para que sus rivales no la aprovechasen, pero no fue así, ya que quien debía ser su principal escollo camino del quinto título mundial, Andrea Dovizioso, tampoco estaba demasiado acertado y esas mismas carreras había protagonizado idéntico número de pruebas sin puntuar.

Las fuerzas no podían estar más igualadas, pero al descanso estival, más o menos en el ecuador del campeonato, en la cita de Alemania, Márquez era líder de la competición y su compañero de equipo, Dani Pedrosa, sin sitio en el equipo Repsol Honda y con pocas ganas de continuar en un equipo satélite de Yamaha, anunciaba su retirada de la competición activa, un hecho que se refrendó ayer con las innumerables muestras de cariño y apoyo al piloto de Castellar del Vallés.

Si hasta ese momento Pedrosa no se puede decir que estuviese muy acertado, nada mejoró tras el anunció y el triple campeón del mundo de motociclismo (1 de 125 c.c. y 2 de 250 c.c.), concluyó la temporada con el peor resultado absoluto desde que llegó a MotoGP, en 2006, undécimo.

Mientras, a su compañero de equipo parecían sonreírle todos los "astros" y tras la tercera posición de Brno, peleó en Austria por la victoria con Jorge Lorenzo, se quedó "en blanco", como todos sus rivales, en Inglaterra debido al nefasto drenaje del circuito Silverstone, que obligó a cancelar la carrera y a la segunda posición en Misano Adriático le siguieron otras tres victorias consecutivas que le llevaron directamente a la consecución matemática de su quinto título mundial de MotoGP y el tercero consecutivo en la categoría reina.

Hasta ahí, también pasaron algunas cosas más, pues Jorge Lorenzo, que desesperó a Ducati en su largo y tedioso camino hacia la primera victoria con la mecánica de Borgo Panigale, logró la primera en Mugello, cuando tanto se había cuestionado su continuidad en el equipo que él "movió ficha" y apenas dos días más tarde se supo que sería compañero en el equipo Repsol Honda de Marc Márquez durante las siguientes dos temporadas.

Más de uno en Ducati se "tiró de los pelos" pues a la victoria de Mugello siguieron las de Montmeló y Spielberg, y aún pudieron ser algunas más de no ser por una inoportuna lesión que le dejó sin puntuar en nada menos que seis grandes premios.

Al final Marc Márquez sentenció el título en Japón, en casa de "sus jefes", en Motegi, y su continuada "tiranía" en MotoGP, con cinco títulos mundiales de seis posibles parece no haber encontrado todavía tope, a pesar de todos sus rivales, que tendrán que empezar a trabajar desde mañana mismo, cuando comienzan en el circuito "Ricardo Tormo" los primeros entrenamientos de la temporada 2019 con los prototipos preparados para ella. EFE

Moto GP

Foto: AP
Foto: AP
Moto GP

Marc Márquez continua escribiendo una historia dorada

Lunes 19| 8:02 am

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) sumó en 2018 su quinto título mundial de MotoGP y el séptimo de su carrera deportiva con 25 años, lo que le permite continuar escribiendo una página de "oro" en la historia del mundial de motociclismo merced a todos sus récords de precocidad.

Márquez, quien ayer, domingo, no pudo terminar el Gran Premio de la Comunidad Valenciana al sufrir una caída, debido a las malas condiciones en que se disputó la prueba como consecuencia de la lluvia, "cerró" su campaña 2018 con nueve victorias y, a pesar de sus cuatro ceros, su peor resultado del año acabó siendo la tercera plaza en la República Checa, en el trazado de Brno, en el que le superaron los dos pilotos de Ducati en un épico final, el italiano Andrea Dovizioso y el español Jorge Lorenzo.

Y eso que el piloto de Repsol Honda no comenzó demasiado bien la temporada pues en Catar le venció Dovizioso, que se perfilaba como su gran rival hasta el final de una nueva e intensa temporada, y en la segunda carrera del año, en Argentina, su toque con Valentino Rossi cuando remontaba tras sufrir una primera penalización y tener que pasar por la calle de talleres, le hizo acumular treinta segundos más que le relegaron a la decimoctava posición final.

El año no empezaba demasiado bien, pero en la línea del piloto de Cervera, todo menos perder los nervios, por ello que en las siguientes tres carreras, Austin, Jerez y Le Mans, encadenase tres victorias consecutivas, hasta que nuevamente en Mugello, ahora por una caída que no le permitió remontar más allá del decimosexto puesto, le dejase a la puerta de los puntos.

Dos ceros en las seis primeras carreras parecieron demasiada ventaja como para que sus rivales no la aprovechasen, pero no fue así, ya que quien debía ser su principal escollo camino del quinto título mundial, Andrea Dovizioso, tampoco estaba demasiado acertado y esas mismas carreras había protagonizado idéntico número de pruebas sin puntuar.

Las fuerzas no podían estar más igualadas, pero al descanso estival, más o menos en el ecuador del campeonato, en la cita de Alemania, Márquez era líder de la competición y su compañero de equipo, Dani Pedrosa, sin sitio en el equipo Repsol Honda y con pocas ganas de continuar en un equipo satélite de Yamaha, anunciaba su retirada de la competición activa, un hecho que se refrendó ayer con las innumerables muestras de cariño y apoyo al piloto de Castellar del Vallés.

Si hasta ese momento Pedrosa no se puede decir que estuviese muy acertado, nada mejoró tras el anunció y el triple campeón del mundo de motociclismo (1 de 125 c.c. y 2 de 250 c.c.), concluyó la temporada con el peor resultado absoluto desde que llegó a MotoGP, en 2006, undécimo.

Mientras, a su compañero de equipo parecían sonreírle todos los "astros" y tras la tercera posición de Brno, peleó en Austria por la victoria con Jorge Lorenzo, se quedó "en blanco", como todos sus rivales, en Inglaterra debido al nefasto drenaje del circuito Silverstone, que obligó a cancelar la carrera y a la segunda posición en Misano Adriático le siguieron otras tres victorias consecutivas que le llevaron directamente a la consecución matemática de su quinto título mundial de MotoGP y el tercero consecutivo en la categoría reina.

Hasta ahí, también pasaron algunas cosas más, pues Jorge Lorenzo, que desesperó a Ducati en su largo y tedioso camino hacia la primera victoria con la mecánica de Borgo Panigale, logró la primera en Mugello, cuando tanto se había cuestionado su continuidad en el equipo que él "movió ficha" y apenas dos días más tarde se supo que sería compañero en el equipo Repsol Honda de Marc Márquez durante las siguientes dos temporadas.

Más de uno en Ducati se "tiró de los pelos" pues a la victoria de Mugello siguieron las de Montmeló y Spielberg, y aún pudieron ser algunas más de no ser por una inoportuna lesión que le dejó sin puntuar en nada menos que seis grandes premios.

Al final Marc Márquez sentenció el título en Japón, en casa de "sus jefes", en Motegi, y su continuada "tiranía" en MotoGP, con cinco títulos mundiales de seis posibles parece no haber encontrado todavía tope, a pesar de todos sus rivales, que tendrán que empezar a trabajar desde mañana mismo, cuando comienzan en el circuito "Ricardo Tormo" los primeros entrenamientos de la temporada 2019 con los prototipos preparados para ella. EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR