Portada del dirario Meridiano
Sábado 20 de Octubre de 2018

Moto GP

Foto: AP
Foto: AP
Moto GP

Marc Márquez ejerció de anfitrión con contundencia

Lunes 24| 7:39 am


El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) ejerció de anfitrión en el Gran Premio de Aragón que se disputó en el circuito de Motorland Alcañiz con una contundencia que sólo se puede catalogar de espectacular y lo hizo para ganar su particular duelo al italiano Andrea Dovizioso, que lo intentó, sin éxito, hasta la última vuelta.

Una vez más, a Márquez no le hacía falta ganar sino pensar en el campeonato, pero con mucho más corazón que cabeza, el piloto de Repsol Honda quería marcharse de Aragón con el mejor sabor de boca posible y por eso tiró hasta el final para sumar su sexta victoria de la temporada, las mismas que suman sus dos rivales de Ducati, Andrea Dovizioso y Jorge Lorenzo.

Precisamente Jorge Lorenzo fue el primero en descartarse de esa pelea, en parte por un error suyo forzado; forzado en el sentido de que Marc Márquez llegó muy rápido por dentro desde el punto de salida y forzó al de Ducati a abrirse un poco, lo justo para que cuando iba a acelerar para mantener la primera posición, su moto le lanzase literalmente por los aires.

Ahí se acabó la carrera de Lorenzo, quien se dislocó el dedo gordo del pie derecho, lo que no debe ser ningún problema para que esté en perfectas condiciones para cita de Tailandia dentro de quince días.

El piloto de Repsol Honda tenía varios motivos para intentar vencer en Aragón, primero por ser el trazado mundialista que le ha concedido la primera "curva" de su carrera deportiva estando en activo, segundo porque en Motorland se siente muy a gusto con tantas curvas a izquierdas y, tercero, y quizás lo más importante, necesitaba dar un golpe sobre la mesa en vivo, en directo y de la manera más "personal" posible a su rival por el título.

Todos los últimos mano a mano de Marc Márquez con Jorge Lorenzo o con Andrea Dovizioso, o con los dos a la vez, los había perdido y el líder del mundial tenía claro que si en algún sitio les podía "humillar" ese era el circuito de Motorland en Alcañiz.

Aunque no se cansó de decir durante todo el fin de semana que iba a pensar en modo campeonato en todo momento, salvo que percibiese que la velocidad de su Honda era similar a la de la Ducati, al final sus ganas de pisar el cajón más alto del podio, que no pisaba desde Alemania, pesaron más que cualquier otro argumento y Márquez se lanzó "cuchillo en boca" a por la victoria.

El resultado, Márquez aumenta su ventaja en el campeonato hasta los 72 puntos, una diferencia más que importante, casi, tres carreras, lo que le podría garantizar matemáticamente el título ya en Japón.

Mucho se hablo del rendimiento de las Yamaha, las "hermanas pobres" en esta pelea y sólo el pundonor y carácter del italiano Valentino Rossi evitó un ridículo mayor. La octava plaza del nueve veces campeón del mundo, aún siendo discreta, si se tienen en cuenta todas las consideraciones negativas, no estuvo tan mal.

Pero lo cierto es que Yamaha atraviesa el peor momento de su historia deportiva a todos los niveles y, lo que es aún más grave, por ahora no parece verse luz al final del túnel.

Tanto a Rossi como a Maverick Viñales les tocará sufrir hasta el final de la temporada y a estas alturas de la competición no parece demasiado factible que el italiano pueda aguantar mucho la tercera plaza que ocupa en el campeonato, tras perder en San Marino la segunda ante Andrea Dovizioso. EFE

Moto GP

Foto: AP
Foto: AP
Moto GP

Marc Márquez ejerció de anfitrión con contundencia

Lunes 24| 7:39 am

El español Marc Márquez (Repsol Honda RC 213 V) ejerció de anfitrión en el Gran Premio de Aragón que se disputó en el circuito de Motorland Alcañiz con una contundencia que sólo se puede catalogar de espectacular y lo hizo para ganar su particular duelo al italiano Andrea Dovizioso, que lo intentó, sin éxito, hasta la última vuelta.

Una vez más, a Márquez no le hacía falta ganar sino pensar en el campeonato, pero con mucho más corazón que cabeza, el piloto de Repsol Honda quería marcharse de Aragón con el mejor sabor de boca posible y por eso tiró hasta el final para sumar su sexta victoria de la temporada, las mismas que suman sus dos rivales de Ducati, Andrea Dovizioso y Jorge Lorenzo.

Precisamente Jorge Lorenzo fue el primero en descartarse de esa pelea, en parte por un error suyo forzado; forzado en el sentido de que Marc Márquez llegó muy rápido por dentro desde el punto de salida y forzó al de Ducati a abrirse un poco, lo justo para que cuando iba a acelerar para mantener la primera posición, su moto le lanzase literalmente por los aires.

Ahí se acabó la carrera de Lorenzo, quien se dislocó el dedo gordo del pie derecho, lo que no debe ser ningún problema para que esté en perfectas condiciones para cita de Tailandia dentro de quince días.

El piloto de Repsol Honda tenía varios motivos para intentar vencer en Aragón, primero por ser el trazado mundialista que le ha concedido la primera "curva" de su carrera deportiva estando en activo, segundo porque en Motorland se siente muy a gusto con tantas curvas a izquierdas y, tercero, y quizás lo más importante, necesitaba dar un golpe sobre la mesa en vivo, en directo y de la manera más "personal" posible a su rival por el título.

Todos los últimos mano a mano de Marc Márquez con Jorge Lorenzo o con Andrea Dovizioso, o con los dos a la vez, los había perdido y el líder del mundial tenía claro que si en algún sitio les podía "humillar" ese era el circuito de Motorland en Alcañiz.

Aunque no se cansó de decir durante todo el fin de semana que iba a pensar en modo campeonato en todo momento, salvo que percibiese que la velocidad de su Honda era similar a la de la Ducati, al final sus ganas de pisar el cajón más alto del podio, que no pisaba desde Alemania, pesaron más que cualquier otro argumento y Márquez se lanzó "cuchillo en boca" a por la victoria.

El resultado, Márquez aumenta su ventaja en el campeonato hasta los 72 puntos, una diferencia más que importante, casi, tres carreras, lo que le podría garantizar matemáticamente el título ya en Japón.

Mucho se hablo del rendimiento de las Yamaha, las "hermanas pobres" en esta pelea y sólo el pundonor y carácter del italiano Valentino Rossi evitó un ridículo mayor. La octava plaza del nueve veces campeón del mundo, aún siendo discreta, si se tienen en cuenta todas las consideraciones negativas, no estuvo tan mal.

Pero lo cierto es que Yamaha atraviesa el peor momento de su historia deportiva a todos los niveles y, lo que es aún más grave, por ahora no parece verse luz al final del túnel.

Tanto a Rossi como a Maverick Viñales les tocará sufrir hasta el final de la temporada y a estas alturas de la competición no parece demasiado factible que el italiano pueda aguantar mucho la tercera plaza que ocupa en el campeonato, tras perder en San Marino la segunda ante Andrea Dovizioso. EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR