Portada del dirario Meridiano
Martes 30 de Mayo de 2017

Fórmula 1

El piloto sorprendió a todos con su adiós /Cortesía
El piloto sorprendió a todos con su adiós /Cortesía
Fórmula 1

2016 dejó el prematuro adiós de Nico Rosberg en la Fórmula 1

Martes 20| 1:47 pm


Luis Ramírez Alonzo / @luiseralonzo_18

La temporada 2016 de la Fórmula 1 será recordada como el momento en que Nico Rosberg logró sacarse la espina tras el dominio de Lewis Hamilton en los anteriores dos títulos para convertirse en el nuevo campeón de la categoría, aunque la emoción no duró mucho y a los dos días anunció su prematuro retiro del automovilismo, por lo que no defenderá el  trono en 2017.

Rosberg será recordado dentro del mundo motor por su perseverancia y la forma de no rendirse ante la hegemonía que había impuesto su compañero con Mercedes en 2014 y 2015 para ponerle fin a su sequía y conquistar su anhelado premio.

El alemán inició el curso 2016 de la misma manera en que terminó el anterior, con un paso arrollador tras terminar en el escalón más alto del podio en ocho carreras consecutivas (las tres últimas de 2015 y las primeras cinco de esta campaña). Lo cual dejaba en claro la declaración de guerra hacia Hamilton de arrebatarle de una vez el campeonato.

Dicha racha se desplomó en el Gran Premio de España, cuando los dos hombres de las Flechas de Plata chocaron en la vuelta inicial, lo cual generó polémicas en las filas del equipo por una maniobra del inglés que arrastró a su compañero a la grava para irse con las manos vacías.

Lewis, quien se apoderó del centro en las dos últimas temporadas no bajó los brazos y empezó a recortar la distancia en la tabla de clasificación con el paso de las siguientes citas. El británico le devolvió la moneda a Nico al llevarse el triunfo en seis de las siete competiciones posteriores a la realizada en el Circuit de Catalunya.

El germano sacó provecho de la falta de fiabilidad que presentaba el auto del que era su rival por el título en la segunda mitad de la temporada. El ejemplo más claro se observó en Malasia, cuando el motor del vehículo de Hamilton falló a pocos giros de finalizar la cita y el teutón que tuvo que remontar tras un toque con otro competidor escaló al tercer lugar.

Se acercaban las últimas cinco batallas de Rosberg por cumplir su sueño y comenzó en suelo japonés. El líder del Mundial realizó una salida limpia y se adelantó a sus rivales en la primera curva. Sin embargo, el tricampeón fue víctima en una nueva oportunidad del que fue su “Talón de Aquiles” al perder posiciones por no reaccionar a tiempo, cuando se apagaron los semáforos y cayó fuera de la zona de puntos.

El retador le tocó batallar a lo largo de la cita en dejar  atrás a los demás profesionales, mientras que su compañero iba sin ninguna novedad al frente de todos. El último “hueso de roer” del británico fue Max Verstappen, a quien intentó quitarle el segundo puesto en los compases finales. Pero, al jugarse las últimas cartas perdió el chance y se fue por la escapatoria, por lo que se conformó con el tercer escalón del podio.

Lewis intentó hacer uso de la estrategia en los definitorios cuatro Grandes Premios, que mermó a su coequipero en la zafra anterior, la cual consistía en aplicarle una especie de psicología para que perdiera el ritmo y conquistara su tercer trofeo consecutivo.

Las respectivas citas fueron un absoluto dominio para el inglés que no se quiso bajar de la primera posición en Estados Unidos, México y Brasil (esta última bajo condiciones de lluvia extrema). El alemán se mantuvo firme ante la presión del inglés con perseverancia y al tener el título en el bolsillo por lo que controló la diferencia matemáticamente.

Definición en Yas Marina con sorpresa incluida

Ambos aspirantes a obtener los máximos honores de la larga campaña llegaron a Abu Dhabi con una diferencia de 12 puntos a favor de Nico, que le valía terminar segundo o tercero para ser el nuevo monarca.

Las últimas vueltas en el Circuito de Yas Marina fueron de nerviosismo y ansiedad para el líder del campeonato que veía cada vez más cerca por los espejos al Ferrari de Sebastian Vettel. Su ingeniero de pista le recordó que si perdía la posición no era de preocuparse. El objetivo de Hamilton era que su compañero terminara en la cuarta casilla y así reclamar su premio.

El final estuvo decidido desde el inicio y Nico Rosberg le puso fin a sus constantes luchas por superar al inglés y se consagró como campeón del mundo, ante la vista de miles de fanáticos que dijeron presente en la pista del país asiático.

La emoción por conquistar su primer título dentro de la máxima categoría hizo que soltara lágrimas. Aunque, dicha celebración traía algo oculto que se reveló en los cinco días posteriores a la carrera. Para sorpresa de todos, el germano no esperó una semana para dar el anuncio de su repentino retiro de la Fórmula 1.

Nico ofreció unas palabras en sus redes sociales para dar a conocer su decisión y señaló: "Comencé a barajar la idea de abandonar mi carrera en el automovilismo. El domingo por la mañana en Abu Dhabi, sabía que podría ser mi última carrera (...).  El lunes por la noche tomé la decisión definitiva de dar el paso", escribió en su cuenta de Facebook y lo profundizó en la Gala de la Federación Internacional del Automovilismo (FIA).

Rosberg  se convirtió en el primer campeón en retirarse tras el título, luego de que lo hiciera Alain Prost en 1993. “Estoy en la cima, la ascensión fue muy dura, así que  siento que es el buen momento para dar un paso al costado”, agregó.

Logros en su carrera

Al finalizar segundo en Abu Dhabi, es el tercer alemán, después de Michael Schumacher y Sebastian Vettel; y el segundo hijo de campeón que gana el título, al modo que lo hiciera el inglés Damon Hill, vástago del bicampeón Graham Hill.

Damon, campeón del mundo en 1996, emuló a su padre Graham -ganador en 1962 y 1968 y único poseedor de la triple corona, al añadir a sus dos títulos en F1 sus victorias en las 500 Millas de Indianápolis (1966) y las 24 Horas de Le Mans (1972)-, algo que repitió Nico, hijo de Keke Rosberg, ganador del Mundial de 1982.

Alemania festejó el domingo 27 de noviembre a su tercer campeón mundial de Fórmula Uno, después de los siete títulos que ganó el “Kaiser” (1994 y 95, con Benetton; y entre 2000 y 2004, con Ferrari) y los cuatro de Vettel (que encabezó el cuatrienio glorioso de Red Bull entre 2010 y 2013). En una jornada en la que Nico emuló a su padre.

Keke Rosberg se convirtió en el primer campeón de Finlandia en 1982, cuando ganó su primer Gran Premio en la Fórmula Uno, el de Suiza, disputado en Dijon (Francia), debido a que en la Confederación Helvética estaban prohibidas las carreras de coches. El finlandés  añadió en su año triunfal otros cinco podios al total de 17 'cajones' que logró a lo largo de su carrera en F1, en la que firmó cinco 'poles' y tres vueltas rápidas.

Keke ganó el mundial de 1982 con el número 6 en su Williams, escudería en la que estuvo otros tres años más. Y en la que comenzó su andadura en F1 Nico (de 2006 a 2009), que, ya en Mercedes, eligió, a partir de 2014 -cuando se 'liberalizaron'-, para llevar en su 'flecha de plata' idéntico número que el que llevaba su padre el año que ganó el Mundial.

Nico -nacido en Wiesbaden hace 31 años- obtuvo con un segundo en Singapur 2008 su mejor puesto en Williams, equipo con el que había logrado otro podio más, esa temporada, en la apertura de Australia, donde acabó tercero en el Albert Park de Melbourne.

Pasó a Mercedes en 2010, el año del retorno del 'Kaiser', que se había retirado en 2006, después de haber cedido el título al español Fernando Alonso, bicampeón ese año con Renault. En 2012 logró su primera victoria, en el Gran Premio de China de 2012, en Shanghái, y en 2013 festejó otras dos: en Mónaco  y en Gran Bretaña.

En 2014 firmó su primer subcampeonato -que repetiría el año pasado-, con cinco victorias y diez segundos puestos en una temporada en la que se jugó en la última carrera, en Abu Dhabi, un Mundial que por primera y única vez otorgaba doble puntuación a la última carrera.

Una regla muy discutida y que, por tal motivo, fue revocada, pero que no influyó en que tuviese que ceder el título a su compañero y gran rival inglés Lewis Hamilton. Que a falta de tres carreras se hizo matemáticamente acreedor a la corona en 2015, año en el que Nico ganó seis carreras. Rosberg disputó 206 Grandes Premios de F1 desde su debut en Bahréin en 2006, de los que ganó 23 (9 esta temporada), firmando además 20 poles.

Lo que perderá por su retiro

La novela a lo largo de la temporada sobre la permanencia de Nico con Mercedes llegó a un punto en que se esperaba una posible salida, tras la rivalidad entre ambos miembros del equipo de Brackley. Finalmente, ambas partes llegaron a un acuerdo por dos años más al mando de las Flechas de Plata. Sin embargo, su prematuro retiro hace que dicho acuerdo pierda vigencia y pierda parte de lo que iba a ganar.

El germano concedió unas palabras para el Canal+ de Francia sobre lo que no podrá ingresar a su cuenta bancaria. “Tenía un contrato de oro para continuar, pero el dinero no ha influido en la decisión. El dinero no estaba realmente en mis pensamientos. Obviamente, sé que estoy en una posición privilegiada ya que gracias a mi trabajo pude ganar un montón de dinero”.

Las cifras que no tendrá salieron a la luz mediante una publicación del Diario Bild. Mercedes le iba a reportar a su empleado 42.5 millones de euros hasta 2018. Además, la cantidad que estaba por obtener de bonos por su corona rondaban en los 21 millones anuales.  “Sé que el dinero que estaba estipulado en mi contrato no me habría hecho más feliz en el futuro, eso es seguro”, señaló a dicho medio.

Nuevos Horizontes fuera de las pistas

Rosberg concedió hace poco una entrevista a la agencia AFP, en la que repasó diversos temas que le depararán en las siguientes semanas. “Todavía no tengo libertad, aún estoy celebrando este éxito. El primer momento de libertad de verdad será la Navidad. Será un nuevo capítulo en mi vida, un gran cambio. Va a ser bonito lo que venga, los proyectos, la familia, tener más tiempo. Vamos a estar en Ibiza, con el árbol de Navidad, una cena típica con pavo. Después buscaré nuevos proyectos, en los que invertiré toda mi combatividad, pero ya veremos con el año nuevo”, dijo.

Sobre sus próximos proyectos en el futuro profesional, no descartó probar suerte y convertirse en actor de cine “Sí, me gustaría. Conozco a actores en Alemania, puede que algún día, estaría bien. Tengo ya algo de experiencia porque siendo piloto tenemos que hacer mucha publicidad. Un héroe de acción, ¡eso me gustaría!”, finalizó.

 

Fórmula 1

El piloto sorprendió a todos con su adiós /Cortesía
El piloto sorprendió a todos con su adiós /Cortesía
Fórmula 1

2016 dejó el prematuro adiós de Nico Rosberg en la Fórmula 1

Martes 20| 1:47 pm

Luis Ramírez Alonzo / @luiseralonzo_18

La temporada 2016 de la Fórmula 1 será recordada como el momento en que Nico Rosberg logró sacarse la espina tras el dominio de Lewis Hamilton en los anteriores dos títulos para convertirse en el nuevo campeón de la categoría, aunque la emoción no duró mucho y a los dos días anunció su prematuro retiro del automovilismo, por lo que no defenderá el  trono en 2017.

Rosberg será recordado dentro del mundo motor por su perseverancia y la forma de no rendirse ante la hegemonía que había impuesto su compañero con Mercedes en 2014 y 2015 para ponerle fin a su sequía y conquistar su anhelado premio.

El alemán inició el curso 2016 de la misma manera en que terminó el anterior, con un paso arrollador tras terminar en el escalón más alto del podio en ocho carreras consecutivas (las tres últimas de 2015 y las primeras cinco de esta campaña). Lo cual dejaba en claro la declaración de guerra hacia Hamilton de arrebatarle de una vez el campeonato.

Dicha racha se desplomó en el Gran Premio de España, cuando los dos hombres de las Flechas de Plata chocaron en la vuelta inicial, lo cual generó polémicas en las filas del equipo por una maniobra del inglés que arrastró a su compañero a la grava para irse con las manos vacías.

Lewis, quien se apoderó del centro en las dos últimas temporadas no bajó los brazos y empezó a recortar la distancia en la tabla de clasificación con el paso de las siguientes citas. El británico le devolvió la moneda a Nico al llevarse el triunfo en seis de las siete competiciones posteriores a la realizada en el Circuit de Catalunya.

El germano sacó provecho de la falta de fiabilidad que presentaba el auto del que era su rival por el título en la segunda mitad de la temporada. El ejemplo más claro se observó en Malasia, cuando el motor del vehículo de Hamilton falló a pocos giros de finalizar la cita y el teutón que tuvo que remontar tras un toque con otro competidor escaló al tercer lugar.

Se acercaban las últimas cinco batallas de Rosberg por cumplir su sueño y comenzó en suelo japonés. El líder del Mundial realizó una salida limpia y se adelantó a sus rivales en la primera curva. Sin embargo, el tricampeón fue víctima en una nueva oportunidad del que fue su “Talón de Aquiles” al perder posiciones por no reaccionar a tiempo, cuando se apagaron los semáforos y cayó fuera de la zona de puntos.

El retador le tocó batallar a lo largo de la cita en dejar  atrás a los demás profesionales, mientras que su compañero iba sin ninguna novedad al frente de todos. El último “hueso de roer” del británico fue Max Verstappen, a quien intentó quitarle el segundo puesto en los compases finales. Pero, al jugarse las últimas cartas perdió el chance y se fue por la escapatoria, por lo que se conformó con el tercer escalón del podio.

Lewis intentó hacer uso de la estrategia en los definitorios cuatro Grandes Premios, que mermó a su coequipero en la zafra anterior, la cual consistía en aplicarle una especie de psicología para que perdiera el ritmo y conquistara su tercer trofeo consecutivo.

Las respectivas citas fueron un absoluto dominio para el inglés que no se quiso bajar de la primera posición en Estados Unidos, México y Brasil (esta última bajo condiciones de lluvia extrema). El alemán se mantuvo firme ante la presión del inglés con perseverancia y al tener el título en el bolsillo por lo que controló la diferencia matemáticamente.

Definición en Yas Marina con sorpresa incluida

Ambos aspirantes a obtener los máximos honores de la larga campaña llegaron a Abu Dhabi con una diferencia de 12 puntos a favor de Nico, que le valía terminar segundo o tercero para ser el nuevo monarca.

Las últimas vueltas en el Circuito de Yas Marina fueron de nerviosismo y ansiedad para el líder del campeonato que veía cada vez más cerca por los espejos al Ferrari de Sebastian Vettel. Su ingeniero de pista le recordó que si perdía la posición no era de preocuparse. El objetivo de Hamilton era que su compañero terminara en la cuarta casilla y así reclamar su premio.

El final estuvo decidido desde el inicio y Nico Rosberg le puso fin a sus constantes luchas por superar al inglés y se consagró como campeón del mundo, ante la vista de miles de fanáticos que dijeron presente en la pista del país asiático.

La emoción por conquistar su primer título dentro de la máxima categoría hizo que soltara lágrimas. Aunque, dicha celebración traía algo oculto que se reveló en los cinco días posteriores a la carrera. Para sorpresa de todos, el germano no esperó una semana para dar el anuncio de su repentino retiro de la Fórmula 1.

Nico ofreció unas palabras en sus redes sociales para dar a conocer su decisión y señaló: "Comencé a barajar la idea de abandonar mi carrera en el automovilismo. El domingo por la mañana en Abu Dhabi, sabía que podría ser mi última carrera (...).  El lunes por la noche tomé la decisión definitiva de dar el paso", escribió en su cuenta de Facebook y lo profundizó en la Gala de la Federación Internacional del Automovilismo (FIA).

Rosberg  se convirtió en el primer campeón en retirarse tras el título, luego de que lo hiciera Alain Prost en 1993. “Estoy en la cima, la ascensión fue muy dura, así que  siento que es el buen momento para dar un paso al costado”, agregó.

Logros en su carrera

Al finalizar segundo en Abu Dhabi, es el tercer alemán, después de Michael Schumacher y Sebastian Vettel; y el segundo hijo de campeón que gana el título, al modo que lo hiciera el inglés Damon Hill, vástago del bicampeón Graham Hill.

Damon, campeón del mundo en 1996, emuló a su padre Graham -ganador en 1962 y 1968 y único poseedor de la triple corona, al añadir a sus dos títulos en F1 sus victorias en las 500 Millas de Indianápolis (1966) y las 24 Horas de Le Mans (1972)-, algo que repitió Nico, hijo de Keke Rosberg, ganador del Mundial de 1982.

Alemania festejó el domingo 27 de noviembre a su tercer campeón mundial de Fórmula Uno, después de los siete títulos que ganó el “Kaiser” (1994 y 95, con Benetton; y entre 2000 y 2004, con Ferrari) y los cuatro de Vettel (que encabezó el cuatrienio glorioso de Red Bull entre 2010 y 2013). En una jornada en la que Nico emuló a su padre.

Keke Rosberg se convirtió en el primer campeón de Finlandia en 1982, cuando ganó su primer Gran Premio en la Fórmula Uno, el de Suiza, disputado en Dijon (Francia), debido a que en la Confederación Helvética estaban prohibidas las carreras de coches. El finlandés  añadió en su año triunfal otros cinco podios al total de 17 'cajones' que logró a lo largo de su carrera en F1, en la que firmó cinco 'poles' y tres vueltas rápidas.

Keke ganó el mundial de 1982 con el número 6 en su Williams, escudería en la que estuvo otros tres años más. Y en la que comenzó su andadura en F1 Nico (de 2006 a 2009), que, ya en Mercedes, eligió, a partir de 2014 -cuando se 'liberalizaron'-, para llevar en su 'flecha de plata' idéntico número que el que llevaba su padre el año que ganó el Mundial.

Nico -nacido en Wiesbaden hace 31 años- obtuvo con un segundo en Singapur 2008 su mejor puesto en Williams, equipo con el que había logrado otro podio más, esa temporada, en la apertura de Australia, donde acabó tercero en el Albert Park de Melbourne.

Pasó a Mercedes en 2010, el año del retorno del 'Kaiser', que se había retirado en 2006, después de haber cedido el título al español Fernando Alonso, bicampeón ese año con Renault. En 2012 logró su primera victoria, en el Gran Premio de China de 2012, en Shanghái, y en 2013 festejó otras dos: en Mónaco  y en Gran Bretaña.

En 2014 firmó su primer subcampeonato -que repetiría el año pasado-, con cinco victorias y diez segundos puestos en una temporada en la que se jugó en la última carrera, en Abu Dhabi, un Mundial que por primera y única vez otorgaba doble puntuación a la última carrera.

Una regla muy discutida y que, por tal motivo, fue revocada, pero que no influyó en que tuviese que ceder el título a su compañero y gran rival inglés Lewis Hamilton. Que a falta de tres carreras se hizo matemáticamente acreedor a la corona en 2015, año en el que Nico ganó seis carreras. Rosberg disputó 206 Grandes Premios de F1 desde su debut en Bahréin en 2006, de los que ganó 23 (9 esta temporada), firmando además 20 poles.

Lo que perderá por su retiro

La novela a lo largo de la temporada sobre la permanencia de Nico con Mercedes llegó a un punto en que se esperaba una posible salida, tras la rivalidad entre ambos miembros del equipo de Brackley. Finalmente, ambas partes llegaron a un acuerdo por dos años más al mando de las Flechas de Plata. Sin embargo, su prematuro retiro hace que dicho acuerdo pierda vigencia y pierda parte de lo que iba a ganar.

El germano concedió unas palabras para el Canal+ de Francia sobre lo que no podrá ingresar a su cuenta bancaria. “Tenía un contrato de oro para continuar, pero el dinero no ha influido en la decisión. El dinero no estaba realmente en mis pensamientos. Obviamente, sé que estoy en una posición privilegiada ya que gracias a mi trabajo pude ganar un montón de dinero”.

Las cifras que no tendrá salieron a la luz mediante una publicación del Diario Bild. Mercedes le iba a reportar a su empleado 42.5 millones de euros hasta 2018. Además, la cantidad que estaba por obtener de bonos por su corona rondaban en los 21 millones anuales.  “Sé que el dinero que estaba estipulado en mi contrato no me habría hecho más feliz en el futuro, eso es seguro”, señaló a dicho medio.

Nuevos Horizontes fuera de las pistas

Rosberg concedió hace poco una entrevista a la agencia AFP, en la que repasó diversos temas que le depararán en las siguientes semanas. “Todavía no tengo libertad, aún estoy celebrando este éxito. El primer momento de libertad de verdad será la Navidad. Será un nuevo capítulo en mi vida, un gran cambio. Va a ser bonito lo que venga, los proyectos, la familia, tener más tiempo. Vamos a estar en Ibiza, con el árbol de Navidad, una cena típica con pavo. Después buscaré nuevos proyectos, en los que invertiré toda mi combatividad, pero ya veremos con el año nuevo”, dijo.

Sobre sus próximos proyectos en el futuro profesional, no descartó probar suerte y convertirse en actor de cine “Sí, me gustaría. Conozco a actores en Alemania, puede que algún día, estaría bien. Tengo ya algo de experiencia porque siendo piloto tenemos que hacer mucha publicidad. Un héroe de acción, ¡eso me gustaría!”, finalizó.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO