Portada del dirario Meridiano
Viernes 24 de Marzo de 2017

La Vinotinto

Chita Sanvicente vive el peor momento desde que es técnico de la vinotinto./Archivo
Chita Sanvicente vive el peor momento desde que es técnico de la vinotinto./Archivo
La Vinotinto

5 claves del derrumbe vinotinto

Martes 29| 9:11 pm


 

José Manuel Valladares / @JMValladares

1. Alegría efímera. Como ocurrió en Lima, la Vinotinto se adelantó en el marcador, esta vez con un golazo inolvidable de Otero (m.10). El volante de Huachipato le pegó con el alma, con una folha seca que sorprendió a Herrera. La pelota parada volvía a ser la vía para marcar. Era el escenario ideal, con ventaja y el viento a favor. Pero las ráfagas se viraron y el panorama cambió.

2. Sin Figuera no hay paraíso. Una fuerte entrada de Vidal sobre Figuera (m.25) lesionó al mediocentro criollo, que desde el partido contra Perú se había erigido como el perro de presa en la primera línea de volantes. Sanvicente eligió a Seijas para tomar su lugar, pero el cambio rompió el orden defensivo de la Vinotinto. Desde entonces, Chile se adueñó del balón y metió a Venezuela en su propio campo. Los de Pizzi abrían la cancha con los laterales (Isla y Beausejour) y mostraban las falencias de una defensa que empezaba a hacer aguas.

3. Don Regalón. Sanvicente se ha quejado en cada rueda de prensa posterior a los partidos de eliminatorias de los errores de los suyos. Ante Chile, el desempeño no fue la excepción. Vizcarrondo perdió a Pinilla en un córner (m.33) y el villano de la Vinotinto volvió a herir al combinado patrio. Ya el partido había cambiado. Chile era más y daba la impresión que la siguiente caída era cuestión de tiempo.

4. Actitud y oficio. Chile ganó un partido que se le había puesto cuesta arriba con el gol tempranero de Otero. Lo hizo con garra y con fútbol. Vidal fue el líder con su impronta habitual. Se peleó con todos, mandó e hizo sentir a los australes fuertes en Barinas. Por el contrario, Venezuela careció de ese liderazgo. En los momentos de dominio chileno, no hubo oficio ni tampoco una estrategia para cambiar el cariz del trámite. Y así llegó otra pifia, el error nuestro de todos los días. Seijas regaló un pase a Beausejour, quien aprovechó el presente y habilitó a Pinilla (m.52). Siempre Pinilla. Siempre los regalos.

5. Poca justicia. En medio del caos vinotinto, que acabó con un doblete de Vidal en el ocaso del encuentro, el arbitraje del peruano Diego Haro dejó mucho que desear. Perdonó la amarilla en varias ocasiones a Vidal y a otros chilenos y, sobre todo, esquivó la expulsión de Jara (m.55), quien derribó a Martínez en la entrada del área en una jugada manifiesta de gol. No se debe caer en lugares comunes ni en quejas del pasado contra el arbitraje. Haro perjudicó a la Vinotinto contra Chile. Pero los peores errores estuvieron en la propia casa. Mal podrían Sanvicente y sus discípulos escudarse en el juez peruano para ocultar otra actuación decepcionante.

2016-03-29

La Vinotinto

Chita Sanvicente vive el peor momento desde que es técnico de la vinotinto./Archivo
Chita Sanvicente vive el peor momento desde que es técnico de la vinotinto./Archivo
La Vinotinto

5 claves del derrumbe vinotinto

Martes 29| 9:11 pm

 

José Manuel Valladares / @JMValladares

1. Alegría efímera. Como ocurrió en Lima, la Vinotinto se adelantó en el marcador, esta vez con un golazo inolvidable de Otero (m.10). El volante de Huachipato le pegó con el alma, con una folha seca que sorprendió a Herrera. La pelota parada volvía a ser la vía para marcar. Era el escenario ideal, con ventaja y el viento a favor. Pero las ráfagas se viraron y el panorama cambió.

2. Sin Figuera no hay paraíso. Una fuerte entrada de Vidal sobre Figuera (m.25) lesionó al mediocentro criollo, que desde el partido contra Perú se había erigido como el perro de presa en la primera línea de volantes. Sanvicente eligió a Seijas para tomar su lugar, pero el cambio rompió el orden defensivo de la Vinotinto. Desde entonces, Chile se adueñó del balón y metió a Venezuela en su propio campo. Los de Pizzi abrían la cancha con los laterales (Isla y Beausejour) y mostraban las falencias de una defensa que empezaba a hacer aguas.

3. Don Regalón. Sanvicente se ha quejado en cada rueda de prensa posterior a los partidos de eliminatorias de los errores de los suyos. Ante Chile, el desempeño no fue la excepción. Vizcarrondo perdió a Pinilla en un córner (m.33) y el villano de la Vinotinto volvió a herir al combinado patrio. Ya el partido había cambiado. Chile era más y daba la impresión que la siguiente caída era cuestión de tiempo.

4. Actitud y oficio. Chile ganó un partido que se le había puesto cuesta arriba con el gol tempranero de Otero. Lo hizo con garra y con fútbol. Vidal fue el líder con su impronta habitual. Se peleó con todos, mandó e hizo sentir a los australes fuertes en Barinas. Por el contrario, Venezuela careció de ese liderazgo. En los momentos de dominio chileno, no hubo oficio ni tampoco una estrategia para cambiar el cariz del trámite. Y así llegó otra pifia, el error nuestro de todos los días. Seijas regaló un pase a Beausejour, quien aprovechó el presente y habilitó a Pinilla (m.52). Siempre Pinilla. Siempre los regalos.

5. Poca justicia. En medio del caos vinotinto, que acabó con un doblete de Vidal en el ocaso del encuentro, el arbitraje del peruano Diego Haro dejó mucho que desear. Perdonó la amarilla en varias ocasiones a Vidal y a otros chilenos y, sobre todo, esquivó la expulsión de Jara (m.55), quien derribó a Martínez en la entrada del área en una jugada manifiesta de gol. No se debe caer en lugares comunes ni en quejas del pasado contra el arbitraje. Haro perjudicó a la Vinotinto contra Chile. Pero los peores errores estuvieron en la propia casa. Mal podrían Sanvicente y sus discípulos escudarse en el juez peruano para ocultar otra actuación decepcionante.

2016-03-29

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR