Portada del dirario Meridiano
Sábado 21 de Octubre de 2017

Liga de Campeones

Benzema pudo con tres defensas del Atlético/ Foto AP
Benzema pudo con tres defensas del Atlético/ Foto AP
Liga de Campeones

VIDEO: Cinco obras de arte del Madrid en Champions

Jueves 11| 11:04 am


Manuel Vargas | @MA_Vargas7

En el partido de vuelta de las semifinales de la Champions League entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid uno de los grandes protagonistas fue Karim Benzema. El delantero galo erizó la piel del mundo entero con una jugada que sacó de la chistera para propiciar el único gol del Madrid cuando su equipo más lo necesitaba.

La acción, aunque tiene mucha complicidad de la defensa de los colchoneros es una auténtica genialidad que no ha pasado desapercibida ante los ojos de nadie. Pero está no ha sido la única obra de arte de un jugador del Madrid en la Copa de Europa.

Benzema la lió en el Calderón

Una joya lo que hizo el francés. Pese al error de la defensa rojiblanca, porque la jugada partió de un saque de banda y una pésima defensa, Benzema se vistió de funambulista y caminando sobre la línea de cal se llevó a tres defensores para luego cederle la pelota a Kroos, que de su remate nació el gol de Isco. Esa jugada destrabó el partido cuando más se necesitaba.

 

El mejor gol en una final de Champions

Zinedine Zidane fue el artífice del que es llamado el mejor gol en una final de la Champions League. De un pase largo de Solari, que después fue bien centrado por Roberto Carlos, se dio un estupendo gol lleno de calidad, arte y plasticidad. Zidane hizo todo perfecto y se quedó grabado en la mente de todos como uno de los momentos imborrables del mundo del fútbol.

 

Redondo hizo el taconazo del siglo

El argentino parecía acorralado en la banda, tal como Benzema, pero lo de Fernando Redondo fue pura genialidad. De un taquito se sacó de encima a la defensa del Manchester United y ya en la raya mandó un pase para que Raúl solo la empujara dentro del arco. Golazo.

 

Cristiano inmune al infierno turco

Además de ser la temporada de la “Décima” y del récord goleador del luso (17 goles en esa edición), Cristiano dejó un detalle para la retina con un golazo que marcó ante el Galatasaray. El portugués dejo regados a dos defensores, con una bicicleta más un recorte, para luego anotar de un zurdazo demostrando toda la calidad que atesora.  

 

Di María impulsa la Décima

En la final del Lisboa entre el Rea Madrid y el Atlético de Madrid el gol más importante lo hizo sin ninguna duda Sergio Ramos, no obstante en el tiempo extra fue Gareth Bale quien marcó el gol de la ventaja. La gestación de ese gol estuvo impulsada por una genialidad de Ángel Di María que tras sacarse rivales chutó al marco, el rebote le quedó a Bale y el resto es historia.  

Bonus: Raúl sentencia al Valencia

Raúl anotó el tercer gol en la final de la Champions del 2000, ante el Valencia, que terminaba de decantar las cosas a favor de los blancos. El “Ángel de Madrid” haría una corrida desde su propio campo, tras un pase largo, y sin inmutarse dejó regado a Cañizares con un regate de crack para luego marcar dejando la imagen de un Djukic esforzándose por sacar un balón imposible de parar.

 

Liga de Campeones

Benzema pudo con tres defensas del Atlético/ Foto AP
Benzema pudo con tres defensas del Atlético/ Foto AP
Liga de Campeones

VIDEO: Cinco obras de arte del Madrid en Champions

Jueves 11| 11:04 am

Manuel Vargas | @MA_Vargas7

En el partido de vuelta de las semifinales de la Champions League entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid uno de los grandes protagonistas fue Karim Benzema. El delantero galo erizó la piel del mundo entero con una jugada que sacó de la chistera para propiciar el único gol del Madrid cuando su equipo más lo necesitaba.

La acción, aunque tiene mucha complicidad de la defensa de los colchoneros es una auténtica genialidad que no ha pasado desapercibida ante los ojos de nadie. Pero está no ha sido la única obra de arte de un jugador del Madrid en la Copa de Europa.

Benzema la lió en el Calderón

Una joya lo que hizo el francés. Pese al error de la defensa rojiblanca, porque la jugada partió de un saque de banda y una pésima defensa, Benzema se vistió de funambulista y caminando sobre la línea de cal se llevó a tres defensores para luego cederle la pelota a Kroos, que de su remate nació el gol de Isco. Esa jugada destrabó el partido cuando más se necesitaba.

 

El mejor gol en una final de Champions

Zinedine Zidane fue el artífice del que es llamado el mejor gol en una final de la Champions League. De un pase largo de Solari, que después fue bien centrado por Roberto Carlos, se dio un estupendo gol lleno de calidad, arte y plasticidad. Zidane hizo todo perfecto y se quedó grabado en la mente de todos como uno de los momentos imborrables del mundo del fútbol.

 

Redondo hizo el taconazo del siglo

El argentino parecía acorralado en la banda, tal como Benzema, pero lo de Fernando Redondo fue pura genialidad. De un taquito se sacó de encima a la defensa del Manchester United y ya en la raya mandó un pase para que Raúl solo la empujara dentro del arco. Golazo.

 

Cristiano inmune al infierno turco

Además de ser la temporada de la “Décima” y del récord goleador del luso (17 goles en esa edición), Cristiano dejó un detalle para la retina con un golazo que marcó ante el Galatasaray. El portugués dejo regados a dos defensores, con una bicicleta más un recorte, para luego anotar de un zurdazo demostrando toda la calidad que atesora.  

 

Di María impulsa la Décima

En la final del Lisboa entre el Rea Madrid y el Atlético de Madrid el gol más importante lo hizo sin ninguna duda Sergio Ramos, no obstante en el tiempo extra fue Gareth Bale quien marcó el gol de la ventaja. La gestación de ese gol estuvo impulsada por una genialidad de Ángel Di María que tras sacarse rivales chutó al marco, el rebote le quedó a Bale y el resto es historia.  

Bonus: Raúl sentencia al Valencia

Raúl anotó el tercer gol en la final de la Champions del 2000, ante el Valencia, que terminaba de decantar las cosas a favor de los blancos. El “Ángel de Madrid” haría una corrida desde su propio campo, tras un pase largo, y sin inmutarse dejó regado a Cañizares con un regate de crack para luego marcar dejando la imagen de un Djukic esforzándose por sacar un balón imposible de parar.

 

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR