Portada del dirario Meridiano
Martes 23 de Mayo de 2017

Liga de Campeones

Di María se despachó con un doblete / EFE
Di María se despachó con un doblete / EFE
Liga de Campeones

Mucho PSG para un Barcelona inexistente

Martes 14| 6:03 pm


Raúl Pérez / @enriul

Todos los amantes del fútbol estaban esperando el regreso de la Liga de Campeones de Europa y el evento no defraudó. Paris Saint Germain y Barcelona abrieron los tan esperados octavos de final de la competición, pero el juego no fue como la mayoría imaginaba.

Los dirigidos por el español Unai Emery (un experto en duelos de eliminación directa) superaron ampliamente a los de Luis Enrique y le propinaron una abrumadora goleada (4-0) que pudo ser mayor de no haber sido por algunos fallos en la definición de los delanteros parisinos y un par de manos salvadoras de Ter Stegen.

Desde el primer minuto, PSG le robó la pelota a los catalanes, que en ningún momento se sintieron cómodos en el compromiso. La vuelta de Andrés Iniesta y Sergio Busquets en la mitad de la cancha, acompañados por André Gomes, no funcionó para el Barcelona y sucumbieron estrepitosamente ante la velocidad, mordiente y gran intensidad que propusieron Matuidi, Rabiot, y sobre todo Marco Verrati, que mientras estuvo en el campo fue el verdadero caudillo del compromiso.

El dominio parisino de los primeros minutos fue transformado en gol gracias a una "deliciosa" pegada de Ángel Di María, quien ejecutó un tiro libre desde la frontal del área que dejó sin oportunidad al arquero alemán del FC Barcelona.

Los catalanes nunca reaccionaron al golpe inicial y pudieron recibir un par de anotaciones más por intermedio de Draxler y Cavani, pero la falta de puntería y la buena actuación del alemán lo evitaron. Pero a cinco minutos del final de la primera mitad sucedió lo inevitable, cuando Julian Draxler tomó un muy buen pase de Verrati para plantarse frente a su compatriota Ter Stegen y colocar el segundo tanto del compromiso.

Con la ventaja en el marcador todos pensaron que PSG se tiraría para atrás en busca de defender la victoria. Nada más alejado de la realidad. Los franceses comenzaron la segunda mitad con la misma tónica, ante la vista impávida de los defensores barcelonistas, quienes veían pasar a los delanteros locales como verdaderos aviones.

Nuevamente Ángel Di María, para quien jugar contra Barcelona siempre resulta especial por su pasado madridista, se encargó de ampliar la ventaja al minuto 55 de partido. El argentino marcó, corrió, defendió y fue ovacionado al ser sustituido en el minuto 60.

El partido bajó un poco el ritmo, pero aún faltaba el tanto de uno de los delanteros más en forma del mundo en la actualidad. Edison Cavani fue el encargado de marcar el cuarto y definitivo gol tras haberlo intentado durante todo el partido.

Barcelona, a la desesperada, tuvo un par de ocasiones al final del duelo (la más clara fue un remate de Umtiti al poste), pero no pudieron conseguir un gol que hubiese sido de vital importancia de cara a la vuelta el 8 de marzo en el Camp Nou.

Así, un Paris Saint Germain señorial se llevó el juego ante un Barcelona gris, tirando a negro, que en ningún momento se vio capaz de remontar. La gente llegó al Parque de los Príncipes a ver la MSN y se fue deleitados por el PSG.

Liga de Campeones

Di María se despachó con un doblete / EFE
Di María se despachó con un doblete / EFE
Liga de Campeones

Mucho PSG para un Barcelona inexistente

Martes 14| 6:03 pm

Raúl Pérez / @enriul

Todos los amantes del fútbol estaban esperando el regreso de la Liga de Campeones de Europa y el evento no defraudó. Paris Saint Germain y Barcelona abrieron los tan esperados octavos de final de la competición, pero el juego no fue como la mayoría imaginaba.

Los dirigidos por el español Unai Emery (un experto en duelos de eliminación directa) superaron ampliamente a los de Luis Enrique y le propinaron una abrumadora goleada (4-0) que pudo ser mayor de no haber sido por algunos fallos en la definición de los delanteros parisinos y un par de manos salvadoras de Ter Stegen.

Desde el primer minuto, PSG le robó la pelota a los catalanes, que en ningún momento se sintieron cómodos en el compromiso. La vuelta de Andrés Iniesta y Sergio Busquets en la mitad de la cancha, acompañados por André Gomes, no funcionó para el Barcelona y sucumbieron estrepitosamente ante la velocidad, mordiente y gran intensidad que propusieron Matuidi, Rabiot, y sobre todo Marco Verrati, que mientras estuvo en el campo fue el verdadero caudillo del compromiso.

El dominio parisino de los primeros minutos fue transformado en gol gracias a una "deliciosa" pegada de Ángel Di María, quien ejecutó un tiro libre desde la frontal del área que dejó sin oportunidad al arquero alemán del FC Barcelona.

Los catalanes nunca reaccionaron al golpe inicial y pudieron recibir un par de anotaciones más por intermedio de Draxler y Cavani, pero la falta de puntería y la buena actuación del alemán lo evitaron. Pero a cinco minutos del final de la primera mitad sucedió lo inevitable, cuando Julian Draxler tomó un muy buen pase de Verrati para plantarse frente a su compatriota Ter Stegen y colocar el segundo tanto del compromiso.

Con la ventaja en el marcador todos pensaron que PSG se tiraría para atrás en busca de defender la victoria. Nada más alejado de la realidad. Los franceses comenzaron la segunda mitad con la misma tónica, ante la vista impávida de los defensores barcelonistas, quienes veían pasar a los delanteros locales como verdaderos aviones.

Nuevamente Ángel Di María, para quien jugar contra Barcelona siempre resulta especial por su pasado madridista, se encargó de ampliar la ventaja al minuto 55 de partido. El argentino marcó, corrió, defendió y fue ovacionado al ser sustituido en el minuto 60.

El partido bajó un poco el ritmo, pero aún faltaba el tanto de uno de los delanteros más en forma del mundo en la actualidad. Edison Cavani fue el encargado de marcar el cuarto y definitivo gol tras haberlo intentado durante todo el partido.

Barcelona, a la desesperada, tuvo un par de ocasiones al final del duelo (la más clara fue un remate de Umtiti al poste), pero no pudieron conseguir un gol que hubiese sido de vital importancia de cara a la vuelta el 8 de marzo en el Camp Nou.

Así, un Paris Saint Germain señorial se llevó el juego ante un Barcelona gris, tirando a negro, que en ningún momento se vio capaz de remontar. La gente llegó al Parque de los Príncipes a ver la MSN y se fue deleitados por el PSG.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



Videos del Momento

Martes 23|8:31 am

Venezuela aplastó a Vanuatu

Lunes 22|1:21 pm

Cibeles celebró el título del Real Madrid

AGENDA MERIDIANO