Portada del dirario Meridiano
Lunes 29 de Mayo de 2017

Fútbol Venezolano

Foto prensa Dvo Táchira
Foto prensa Dvo Táchira
Fútbol Venezolano

Víctor Aquino a fuerza de goles labró su camino

Miércoles 8| 6:03 pm


El paraguayo Víctor Aquino llegó a suelo cordial con la intención de aportar lauros a la historia del Deportivo Táchira F.C. y con la convicción de seguir escribiendo capítulos en su dilatada carrera profesional.

Hasta el momento, el nacido en Asunción, ha respondido a los intereses del club con tres anotaciones, dianas que aumentan su cifra goleadora en su trayectoria dentro del balompié a 99 tantos.

En busca del gol 100

“Desde el primer momento que hablé con el presidente y con el profe, les comenté que quería jugar acá, que quería celebrar mi gol número 100 con este equipo”, relató el potente atacante que prende la ilusión de la fanaticada tachirense, reconociendo que el Carrusel Aurinegro figura como la divisa más grande del fútbol venezolano.

Garantía en la definición era lo que se buscaba con la llegada de Aquino, incluso el estratega Escobar ya tenía referencias bastantes claras de lo que el paraguayo podría aportar a su esquema de juego.

“El profe había hablado conmigo cuando estaba disputando la final del fútbol colombiano en el 2016, le dije que me gustaba la idea de estar en el equipo”, comentó en cuanto a la negociación previa para portar la camiseta atigrada, tras un destacado accionar con su ex equipo Deportes Tolima de Colombia.

“Gracias a Dios se dio, cuando llegué le pregunté cómo fue el interés por mí, me dijo que siempre le gustó la manera en la que me desempeñaba”, manifestó en torno a la conversación que tuvo con el DT neogranadino, en la que reflejó su interés hacia él, recordando el partido en el que se enfrentó a su actual estratega, quien ese momento dirigía a Equidad Seguros.

“Me dijo que se aseguró de mis capacidades cuando él dirigía a Equidad, ellos iban ganando 2-0 y yo hice los dos goles para igualar”, soltó con risas el delantero al traer de su repertorio ese momento, que sirvió para ganarse la confianza de Santiago Escobar.

Se impregna de la pasión aurinegra

En San Cristóbal se respira fútbol, Víctor Aquino en los pocos días que tiene en la ciudad cordial ha percibido la manera como se vive el balompié, recordando el compromiso de Conmebol Libertadores Bridgestone 2017 ante Deportivo Capiatá, del pasado 27 de enero, disputado en Pueblo Nuevo.

Allí pudo conocer el respaldo de la familia tachirense durante todo momento, destacando incluso la algarabía generada en todo el trayecto por donde transitó el plantel antes de llegar al Templo Sagrado.

“Es una ciudad muy popular en lo futbolístico, nosotros los jugadores valoramos el apoyo de la afición, nosotros tenemos que entregarnos para llevarles alegrías a la gente”, expresó en cuanto a la fanaticada tachirense, esa misma que es catalogada como la más grande de Venezuela.

Se ha apegado a la premisa de responder con goles al apoyo de la hinchada. “Siempre trato de entregar lo mejor a la gente de este gran equipo, trabajo cada día por nuestro objetivo, el cual tenemos claro, que es pelear en la parte alta de la tabla siempre y brindarle a la gente la novena estrella”.

Perseverante ante las adversidades

Sus inicios como jugador profesional los desempeñó en el club chileno Palestino en el 2008, antes de ello vivió una etapa juvenil como goleador en San Lorenzo de la Tercera División paraguaya.

El largo y trabado trayecto desde suelo guaraní hasta su destino futbolístico, en Chile, estuvo marcado por hechos que fortalecieron sus ambiciones. Las adversidades no fueron obstáculos en su deseo de triunfar.

“En el viaje me tocó vivir cosas que en vez de quitarme las ganas, me dieron las fuerzas para seguir luchando, porque le dije a mis padres que quería vivir del fútbol”, recordó el paraguayo con voz entrecortada.

Tres días de viaje en bus desde su tierra natal, dificultad para atravesar la frontera obligándolo a mantenerse en la espera en Argentina por dos noches, fueron parte de las dificultades que afrontó. Cuando finalmente logró ingresar al país austral, probó en dos equipos pero no fue aceptado, teniendo que regresar a Paraguay.

Posteriormente, una llamada de su agente le dio una tercera oportunidad, por lo que el artillero guaraní, sin pensarlo dos veces, retornó a territorio chileno para consagrarse goleador y ser galardonado como el jugador revelación de la liga austral.

Recompensa en Palestino

Tanta perseverancia fue recompensada con un paso protagónico en el club Palestino, marcando 20 tantos durante esa temporada, no sin antes sacrificarse en cada sesión de entrenamiento para ganarse la confianza del entrenador. “Durante ese torneo logré marcar en casi todos los partidos”.

Desde allí se fue catapultando en el deporte rey, teniendo un breve accionar en el fútbol europeo, específicamente en C.S. Maritimo de Portugal. Luego explotó sus dotes goleadores en la Primera División de Paraguay, México, Argentina y Colombia. Su esposa Aída Benítez, madre de sus tres hijas (Belén, Aylen y Solange), lo ha respaldado en casa paso.

En todo ese periodo, antes de pisar Venezuela, el paraguayo compartió camerino con grandes referentes del fútbol mundial como el francés David Trezeguet, los argentinos Gabriel Heinze y Maxi Rodríguez. “Saber que compartía terreno con grandes jugadores mundiales, saber que tenía un puesto en el camerino junto a ellos me hizo crecer”.

Ahora, la realidad y experiencia le permite ser quien sirva de enseñanza para los jóvenes del Carrusel Aurinegro y convertirse en referencia en ataque del fútbol nacional, contribuyendo en la formación del talento tachirense.

Víctor Aquino llegó al Deportivo Táchira F.C. a ampliar la historia del club y contribuir a engrosar su amplia carrera deportiva. De momento se encamina a consolidarse como el referente del área de la tropa de Santiago Escobar, prendiendo la ilusión en la inmensa parcialidad tachirense.

Prensa Deportivo Táchira

Fútbol Venezolano

Foto prensa Dvo Táchira
Foto prensa Dvo Táchira
Fútbol Venezolano

Víctor Aquino a fuerza de goles labró su camino

Miércoles 8| 6:03 pm

El paraguayo Víctor Aquino llegó a suelo cordial con la intención de aportar lauros a la historia del Deportivo Táchira F.C. y con la convicción de seguir escribiendo capítulos en su dilatada carrera profesional.

Hasta el momento, el nacido en Asunción, ha respondido a los intereses del club con tres anotaciones, dianas que aumentan su cifra goleadora en su trayectoria dentro del balompié a 99 tantos.

En busca del gol 100

“Desde el primer momento que hablé con el presidente y con el profe, les comenté que quería jugar acá, que quería celebrar mi gol número 100 con este equipo”, relató el potente atacante que prende la ilusión de la fanaticada tachirense, reconociendo que el Carrusel Aurinegro figura como la divisa más grande del fútbol venezolano.

Garantía en la definición era lo que se buscaba con la llegada de Aquino, incluso el estratega Escobar ya tenía referencias bastantes claras de lo que el paraguayo podría aportar a su esquema de juego.

“El profe había hablado conmigo cuando estaba disputando la final del fútbol colombiano en el 2016, le dije que me gustaba la idea de estar en el equipo”, comentó en cuanto a la negociación previa para portar la camiseta atigrada, tras un destacado accionar con su ex equipo Deportes Tolima de Colombia.

“Gracias a Dios se dio, cuando llegué le pregunté cómo fue el interés por mí, me dijo que siempre le gustó la manera en la que me desempeñaba”, manifestó en torno a la conversación que tuvo con el DT neogranadino, en la que reflejó su interés hacia él, recordando el partido en el que se enfrentó a su actual estratega, quien ese momento dirigía a Equidad Seguros.

“Me dijo que se aseguró de mis capacidades cuando él dirigía a Equidad, ellos iban ganando 2-0 y yo hice los dos goles para igualar”, soltó con risas el delantero al traer de su repertorio ese momento, que sirvió para ganarse la confianza de Santiago Escobar.

Se impregna de la pasión aurinegra

En San Cristóbal se respira fútbol, Víctor Aquino en los pocos días que tiene en la ciudad cordial ha percibido la manera como se vive el balompié, recordando el compromiso de Conmebol Libertadores Bridgestone 2017 ante Deportivo Capiatá, del pasado 27 de enero, disputado en Pueblo Nuevo.

Allí pudo conocer el respaldo de la familia tachirense durante todo momento, destacando incluso la algarabía generada en todo el trayecto por donde transitó el plantel antes de llegar al Templo Sagrado.

“Es una ciudad muy popular en lo futbolístico, nosotros los jugadores valoramos el apoyo de la afición, nosotros tenemos que entregarnos para llevarles alegrías a la gente”, expresó en cuanto a la fanaticada tachirense, esa misma que es catalogada como la más grande de Venezuela.

Se ha apegado a la premisa de responder con goles al apoyo de la hinchada. “Siempre trato de entregar lo mejor a la gente de este gran equipo, trabajo cada día por nuestro objetivo, el cual tenemos claro, que es pelear en la parte alta de la tabla siempre y brindarle a la gente la novena estrella”.

Perseverante ante las adversidades

Sus inicios como jugador profesional los desempeñó en el club chileno Palestino en el 2008, antes de ello vivió una etapa juvenil como goleador en San Lorenzo de la Tercera División paraguaya.

El largo y trabado trayecto desde suelo guaraní hasta su destino futbolístico, en Chile, estuvo marcado por hechos que fortalecieron sus ambiciones. Las adversidades no fueron obstáculos en su deseo de triunfar.

“En el viaje me tocó vivir cosas que en vez de quitarme las ganas, me dieron las fuerzas para seguir luchando, porque le dije a mis padres que quería vivir del fútbol”, recordó el paraguayo con voz entrecortada.

Tres días de viaje en bus desde su tierra natal, dificultad para atravesar la frontera obligándolo a mantenerse en la espera en Argentina por dos noches, fueron parte de las dificultades que afrontó. Cuando finalmente logró ingresar al país austral, probó en dos equipos pero no fue aceptado, teniendo que regresar a Paraguay.

Posteriormente, una llamada de su agente le dio una tercera oportunidad, por lo que el artillero guaraní, sin pensarlo dos veces, retornó a territorio chileno para consagrarse goleador y ser galardonado como el jugador revelación de la liga austral.

Recompensa en Palestino

Tanta perseverancia fue recompensada con un paso protagónico en el club Palestino, marcando 20 tantos durante esa temporada, no sin antes sacrificarse en cada sesión de entrenamiento para ganarse la confianza del entrenador. “Durante ese torneo logré marcar en casi todos los partidos”.

Desde allí se fue catapultando en el deporte rey, teniendo un breve accionar en el fútbol europeo, específicamente en C.S. Maritimo de Portugal. Luego explotó sus dotes goleadores en la Primera División de Paraguay, México, Argentina y Colombia. Su esposa Aída Benítez, madre de sus tres hijas (Belén, Aylen y Solange), lo ha respaldado en casa paso.

En todo ese periodo, antes de pisar Venezuela, el paraguayo compartió camerino con grandes referentes del fútbol mundial como el francés David Trezeguet, los argentinos Gabriel Heinze y Maxi Rodríguez. “Saber que compartía terreno con grandes jugadores mundiales, saber que tenía un puesto en el camerino junto a ellos me hizo crecer”.

Ahora, la realidad y experiencia le permite ser quien sirva de enseñanza para los jóvenes del Carrusel Aurinegro y convertirse en referencia en ataque del fútbol nacional, contribuyendo en la formación del talento tachirense.

Víctor Aquino llegó al Deportivo Táchira F.C. a ampliar la historia del club y contribuir a engrosar su amplia carrera deportiva. De momento se encamina a consolidarse como el referente del área de la tropa de Santiago Escobar, prendiendo la ilusión en la inmensa parcialidad tachirense.

Prensa Deportivo Táchira

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR



AGENDA MERIDIANO