Portada del dirario Meridiano
Lunes 23 de Septiembre de 2019

Fútbol Español

El Madrid mostró un mejor juego/ Foto AP
El Madrid mostró un mejor juego/ Foto AP
Fútbol Español

El Real Madrid despierta a la hora de la verdad

Sábado 17| 12:45 pm


Manuel Vargas | @MA_Vargas7

La pretemporada del Real Madrid fue, si hay que calificarla, paupérrima. La gran cantidad de derrotas y empates, pero sobre todo, el mal juego demostrado, pusieron a temblar a muchos; sin embargo, ya ante el Celta de Vigo y con los tres puntos en juego, la fiabilidad dijo presente para darle un triunfo, por 1-3, de mucho valor al equipo blanco.

El Madrid sacó su casta para esconder sus muchas carencias y mostró una cara más productiva, que recordó a la época feliz de la primera etapa de Zidane, en lugar de esa oscura y gris que protagonizó al final de la temporada pasada. Y es que esa mejor cara la personificó de gran forma el Gareth Bale de la primera mitad.

La banda izquierda fue su lugar. Desde allí desplegó todo su potencial en velocidad, pase, centros y tiros. A poco de comenzar el duelo, en una de las escaldas del galés, nació el primer tanto obra de Benzema. Bale dejó mal parado a Kevin y envió un regalo en forma de pase al francés, que este solo tuvo empujar.

A partir de ese momento el juego fue cosa de los de Madrid, que dominaron afianzados en un Bale que de jugar así siempre nadie le discutiría el puesto. Casi al final de la primera mitad, Odriozola pudo dañar todo con una imprudencia tan grande como una catedral, pero la posición adelantada de Aspas, que el VAR se encargó de confirmar, mantuvo a los de Zidane arriba en el marcador.

Las cosas cambiaron con el correr de los minutos y el protagonismo pasó de Bale a otros tres: Courtois, Denis Suárez y la suerte. Odriozola sufrió como nadie las intervenciones del ex del Barça, pero en los momentos de más dificultad fueron la fortuna y, más que nadie, el portero beelga los que salvaron la papeleta.

Con el agua al cuello, todo empeoró con una intervención más que polémica del VAR. Un pisotón casi sin intención, pero pisotón al fin, fue el causante de una roja directa a Modric tan protestada como inentendible. No obstante, la adversidad pareció recordarle al Madrid que aún tenía cosas que demostrar.

Kroos tomó las riendas y con un golazo de bandera calmó al Celta y alzó al conjunto blanco, que se adueñó del encuentro de una vez por toda. Lo que siguió fue la confirmación de las buenas sensaciones y dio chance para un buen tanto de Lucas Vázquez, que aprovechó un robo rápido en el centro del campo y la buena visión que tuvieron Marcelo y Benzema.

Como no puede faltar, en lo bueno y lo malo está Marcelo. Losada maquilló el resultado con un gol producido desde la banda del brasileño, en una de esas que toco ver lo malo: cuando no está en su banda.

Es cierto que Liga recién comienza y que no se puede tapar el sol con un dedo debido a todas las dudas que inspira el Madrid; pero dejar una buena imagen, con redimidos como Bale a la cabeza, golear y ganar los tres puntos, es una buena forma de empezar y mostrar indicios de que su semblante puede mejorar más.

Fútbol Español

El Madrid mostró un mejor juego/ Foto AP
El Madrid mostró un mejor juego/ Foto AP
Fútbol Español

El Real Madrid despierta a la hora de la verdad

Sábado 17| 12:45 pm

Manuel Vargas | @MA_Vargas7

La pretemporada del Real Madrid fue, si hay que calificarla, paupérrima. La gran cantidad de derrotas y empates, pero sobre todo, el mal juego demostrado, pusieron a temblar a muchos; sin embargo, ya ante el Celta de Vigo y con los tres puntos en juego, la fiabilidad dijo presente para darle un triunfo, por 1-3, de mucho valor al equipo blanco.

El Madrid sacó su casta para esconder sus muchas carencias y mostró una cara más productiva, que recordó a la época feliz de la primera etapa de Zidane, en lugar de esa oscura y gris que protagonizó al final de la temporada pasada. Y es que esa mejor cara la personificó de gran forma el Gareth Bale de la primera mitad.

La banda izquierda fue su lugar. Desde allí desplegó todo su potencial en velocidad, pase, centros y tiros. A poco de comenzar el duelo, en una de las escaldas del galés, nació el primer tanto obra de Benzema. Bale dejó mal parado a Kevin y envió un regalo en forma de pase al francés, que este solo tuvo empujar.

A partir de ese momento el juego fue cosa de los de Madrid, que dominaron afianzados en un Bale que de jugar así siempre nadie le discutiría el puesto. Casi al final de la primera mitad, Odriozola pudo dañar todo con una imprudencia tan grande como una catedral, pero la posición adelantada de Aspas, que el VAR se encargó de confirmar, mantuvo a los de Zidane arriba en el marcador.

Las cosas cambiaron con el correr de los minutos y el protagonismo pasó de Bale a otros tres: Courtois, Denis Suárez y la suerte. Odriozola sufrió como nadie las intervenciones del ex del Barça, pero en los momentos de más dificultad fueron la fortuna y, más que nadie, el portero beelga los que salvaron la papeleta.

Con el agua al cuello, todo empeoró con una intervención más que polémica del VAR. Un pisotón casi sin intención, pero pisotón al fin, fue el causante de una roja directa a Modric tan protestada como inentendible. No obstante, la adversidad pareció recordarle al Madrid que aún tenía cosas que demostrar.

Kroos tomó las riendas y con un golazo de bandera calmó al Celta y alzó al conjunto blanco, que se adueñó del encuentro de una vez por toda. Lo que siguió fue la confirmación de las buenas sensaciones y dio chance para un buen tanto de Lucas Vázquez, que aprovechó un robo rápido en el centro del campo y la buena visión que tuvieron Marcelo y Benzema.

Como no puede faltar, en lo bueno y lo malo está Marcelo. Losada maquilló el resultado con un gol producido desde la banda del brasileño, en una de esas que toco ver lo malo: cuando no está en su banda.

Es cierto que Liga recién comienza y que no se puede tapar el sol con un dedo debido a todas las dudas que inspira el Madrid; pero dejar una buena imagen, con redimidos como Bale a la cabeza, golear y ganar los tres puntos, es una buena forma de empezar y mostrar indicios de que su semblante puede mejorar más.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR