Portada del dirario Meridiano
Jueves 19 de Abril de 2018

Fútbol Español

Demirovic / EFE
Demirovic / EFE
Fútbol Español

Demirovic, con un doblete, y Munir destrozan el sueño del Formentera

Miércoles 3| 4:48 pm


El Alavés reaccionó con prontitud después de que el Formentera marcara el gol del empate (1-1) en la primera parte, a través de Javi Rosa, que igualaba el anotado por Demirovic, y sentenció en el tramo final del partido.

El 1-3 pone la eliminatoria muy cuesta arriba para el conjunto de Tito García Sanjuán, que ve roto su sueño de llegar con opciones al partido de vuelta en Mendizorroza.

El equipo formenterense saltó a su campo, de césped artificial, con la lección muy aprendida y que sus esforzados futbolistas, jornaleros del balón, repiten de memoria.

Se trata de mantener el orden defensivo, no venirse abajo si encajan un gol en los primeros minutos, y esperar su oportunidad.

Así le plantearon serios problemas al Sevilla de Sampaoli hace un año, y de la misma manera, eliminaron al Athletic en los dieciseisavos del torneo con un gol en el minuto 95 que enmudeció San Mamés.

Esta vez, enfrente estaba el renacido Alavés del "Pitu" Abelardo, subcampeón de la Copa, y que como dijo el técnico local Tito García Sanjuán en la víspera del partido, venía con la lección aprendida y sin fiarse, para nada, de las dos categoría de diferencia que separan a ambos conjuntos.

Al Formentera le costó un mundo enlazar dos o tres pases seguidos y no solo por la presión asfixiante de su rival en todas las zonas del campo, sino que también porque el juego técnico y preciosista no está en los genes de un equipo que hace historia única y exclusivamente de la mano de la épica.

Si a eso se le añade que las lesiones le restaron, aún más, capacidad para hacer frente a todo un Primera, a los isleños no les quedó otra opción que ceñirse de manera exhaustiva al libreto: pelear por todos los balones y mantener el 0-0 en el marcador todo el tiempo que fuera posible.

Al Alavés se le vio dominador en todas las facetas del juego. Nombres con pedigree en el fútbol tuvieron que arremangarse y bajar al lodo de un campo de dimensiones reducidas y de hierba artificial.

No es que se sintieran incómodos, pero aunque dominaban de forma amplia, se les notaba a la distancia que no estaban en su hábitat natural, con estadios gigantescos, repletos de aficionados y un césped bien cuidado.

Desde el campo los integrantes del equipo de Vitoria veían gradas las supletorias que albergaban a esos casi 3.000 formenterenses, un tercio del censo de habitantes de la isla, y las instalaciones modestas de un rival que este año por primera vez milita en Segunda B.

Once contra once, a ratos esa diferencia de un "grande" ante un modesto pasó desapercibida, pero el reloj, inclemente, tenía que poner a cada uno en su sitio.

Al final la cuerda se corto por el lado más débil (min. 35). El bosnio Ermendin Demirovic firmaba su debut en el primer equipo albiazul con un testarazo imparable al ángulo. Un golazo.

EFE

Fútbol Español

Demirovic / EFE
Demirovic / EFE
Fútbol Español

Demirovic, con un doblete, y Munir destrozan el sueño del Formentera

Miércoles 3| 4:48 pm

El Alavés reaccionó con prontitud después de que el Formentera marcara el gol del empate (1-1) en la primera parte, a través de Javi Rosa, que igualaba el anotado por Demirovic, y sentenció en el tramo final del partido.

El 1-3 pone la eliminatoria muy cuesta arriba para el conjunto de Tito García Sanjuán, que ve roto su sueño de llegar con opciones al partido de vuelta en Mendizorroza.

El equipo formenterense saltó a su campo, de césped artificial, con la lección muy aprendida y que sus esforzados futbolistas, jornaleros del balón, repiten de memoria.

Se trata de mantener el orden defensivo, no venirse abajo si encajan un gol en los primeros minutos, y esperar su oportunidad.

Así le plantearon serios problemas al Sevilla de Sampaoli hace un año, y de la misma manera, eliminaron al Athletic en los dieciseisavos del torneo con un gol en el minuto 95 que enmudeció San Mamés.

Esta vez, enfrente estaba el renacido Alavés del "Pitu" Abelardo, subcampeón de la Copa, y que como dijo el técnico local Tito García Sanjuán en la víspera del partido, venía con la lección aprendida y sin fiarse, para nada, de las dos categoría de diferencia que separan a ambos conjuntos.

Al Formentera le costó un mundo enlazar dos o tres pases seguidos y no solo por la presión asfixiante de su rival en todas las zonas del campo, sino que también porque el juego técnico y preciosista no está en los genes de un equipo que hace historia única y exclusivamente de la mano de la épica.

Si a eso se le añade que las lesiones le restaron, aún más, capacidad para hacer frente a todo un Primera, a los isleños no les quedó otra opción que ceñirse de manera exhaustiva al libreto: pelear por todos los balones y mantener el 0-0 en el marcador todo el tiempo que fuera posible.

Al Alavés se le vio dominador en todas las facetas del juego. Nombres con pedigree en el fútbol tuvieron que arremangarse y bajar al lodo de un campo de dimensiones reducidas y de hierba artificial.

No es que se sintieran incómodos, pero aunque dominaban de forma amplia, se les notaba a la distancia que no estaban en su hábitat natural, con estadios gigantescos, repletos de aficionados y un césped bien cuidado.

Desde el campo los integrantes del equipo de Vitoria veían gradas las supletorias que albergaban a esos casi 3.000 formenterenses, un tercio del censo de habitantes de la isla, y las instalaciones modestas de un rival que este año por primera vez milita en Segunda B.

Once contra once, a ratos esa diferencia de un "grande" ante un modesto pasó desapercibida, pero el reloj, inclemente, tenía que poner a cada uno en su sitio.

Al final la cuerda se corto por el lado más débil (min. 35). El bosnio Ermendin Demirovic firmaba su debut en el primer equipo albiazul con un testarazo imparable al ángulo. Un golazo.

EFE

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR