Portada del dirario Meridiano
Jueves 16 de Agosto de 2018

Los Especialistas

Libertad, igualdad, fraternidad

19 Jueves | 8:20 pm

Cuando sonó el pitazo final, la celebración comenzaba para millones de fanáticos que estaban acompañando a Les bleus en el estadio pero mayor aún la fiesta en Los campos Elíseos y la torre Eiffel. La Bastilla estaba en Moscú y la revolución era futbolística.

Definitivamente ganó la selección que mereció llevarse la Copa, Francia por segunda vez en su historia hizo gala de un fútbol, compacto, sin atenuantes, con la inteligencia de saber medir el torneo y con una condición física envidiable. El mundial demostró que el fútbol tiene ahora un porcentaje de éxito basado en la preparación atlética y si lo endulzamos con el equipo más joven del torneo y el tacto de Deschamps para cuidar a sus jugadores con inteligencia, el resultado no puede ser mejor.

La revolución Napoleónica marcaba el final definitivo del feudalismo y del absolutismo, el Mundial de Rusia marca también  la extinción de las individualidades y los esquemas románticos del pasado. El fútbol de toque corto y dependiente de una estrella da paso al juego de conjunto, al equipo, la verticalidad  y  la fortaleza física. Europa domina, América sigue volteando hacia atrás y hurgando en recuerdos.

El lema principal de la revolución Francesa Liberté, Egalité, Fraternité lo adopta el país galo también para el balompié y al ritmo de la Marsellesa reúne una nómina multicultural donde la mayoría de sus integrantes tienen una segunda nacionalidad o son hijos y descendientes directos de países varios: Congo, Camerún, Guadalupe, Angola, Togo, Guinea, Malí , Martinica , Marruecos o Senegal. Sólo siete jugadores de los nuevos  campeones del mundo tienen padres también franceses. Definitivamente el fútbol es tan real que refleja perfectamente la idiosincrasia de los países.

El final de la aventura nos recuerda la seducción de una nación anfitriona  majestuosa que entendió la necesidad de los cambios en cada época. Siguiendo con el parangón futbolístico, en lo político, económico y social; la Federación rusa ahora juega efectivo, convence y gana dejándose de retóricas y tonterías, aunque conservando y valorando su historia y cultura. Organización impecable en un país con extraordinaria disposición al cambio y al progreso, aunque unos espontáneos de oposición invadieran el terreno en el último partido y Putin no le prestara el paraguas a la empapada y guerrera Kolinda, presidenta de Croacia. Ella y su nación también fueron unos ganadores.

Francia es merecida campeona del mundo y el fútbol sintió un gran cambio: Libertad en el campoa figuras como MBappé y Griezmann para crear , igualdad con una selección sin fronteras ni racismos y Fraternidad con un ambiente envidiable en el vestuario del cual fuimos testigos.

Termina Rusia 2018 con la revelación de los chicos y  con la oda a los nuevos esquemas y la tecnología como protagonista.

En el fútbol también hay revoluciones y quizá tengamos otra dentro de cuatro años. Nos vemos en Catar. 

@tonyentrevistas

Notice: Undefined index: 7 in /var/www/html/detalle_especialista.php on line 27

El bulevar Nikolskaya es una fiesta todos los días al asechar la noche

1 | 10:49 pm

El bulevar Nikolskaya es una fiesta todos los días al asechar la noche, turistas y fanáticos del mundo entero lo convierten en la calle de las naciones unidas, donde bajo un cielo de estrellas artificial, suenan los más variados cánticos nacionalistas y expresiones genuinas del folklore y la cultura de cada país del orbe.

Un tunesino toca el tambor forrado de cuero de oveja mientras baila a su eco una chica española vestida de flamenco y muy cerquita el sonido se confunde con el escándalo de la samba brasilera de torsos desnudos y garotas de cuerpos exuberantes; ¡Es la locura ! mientras veo a los sudamericanos compitiendo en colorido cada cincuenta metros entre vallenato cafetero, consignas peruanas y multitud de argentinos que pasan con sus estrofas preparadas el trago amargo de la actuación albiceleste.

Precisamente los chicos han puesto a temblar a las selecciones favoritas y el golpe más duro ha sido Argentina. Víctima de “memes” y burlas virales el penal fallado por el Mesías y el error de un Caballero, sacaron de quicio a un pueblo y desesperaron a un técnico tatuado que nunca encontró la formula victoriosa.

Los teutones tampoco la pasan bien, primero se apagan en la histórica derrota frente a los aztecas y luego esperan hasta el último suspiro frente a los escandinavos  para demostrar que a pesar del mal fútbol los alemanes nunca se rinden, ¡no duden nunca de nosotros! parecen gritar, como también entonan los mejicanos en cada “!Ay ay ay ay! Canta y no llores…!” con sus sombreros de charros y disfraces del Chavo o el Chapulín.

La batalla por el liderato de goleadores comenzó temprano y mientras un Cristiano parecía apoderarse en solitario del cetro, aparece como una sombra negra e inmensa un belga de ascendencia congoleña, dejando atrás a un cosmonauta ruso y matador amazónico reencauchado por los ibéricos. Ronaldo, Lukaku, Cheryshev y Costa pelean la Bota de oro.

De todo lo visto en las modernas tribunas rusas, escenarios tan espectaculares como la propia nación, rescato el futbol de Bélgica. ¿ Quién habló de sorpresas? Esta generación dorada de los “Diablos Rojos” sólo confirma su gran momento desde la seguridad del altísimo Curtois en la portería, pasando por la mágica creación medular de Witsel, De Bruyne y Carrasco; hasta la ofensiva letal de Hazard y Lukaku.

Definitivamente los “Gilles” ponen el colorido y la diversión en el campo como lo hacen en el carnaval de Binche todos los años y ahora también en las calles amontonadas de Moscú.

Hasta ahora el mejor fútbol del mundial, después de todo para eso estamos aquí. 

@tonyentrevistas

Quién descubre América

9 Lunes | 10:52 am

Hemos llegado a semifinales con sorpresas, campanadas, sustos, alargues y suspenso de infarto, pero con una conclusión: El viejo continente no parece estar tan pasado de moda y en el fútbol “Hacer la América” como decían los emigrantes europeos de post guerra es una expresión demodé, porque resulta que ahora la América está allá.

Buscamos fantasías en las individualidades sudamericanas, algún intruso que nos recuerde el lado lúdico, romántico y estético del fútbol. Los entendidos enfocan sus miradas en algún chico para revalorizarlo y acomodarlo con recomendaciones a sus amigos agentes, pero resulta señores que este deporte es de conjunto, de equipo y las selecciones europeas han dado cátedra en este sentido, opacando a cualquier individualidad sobrevalorada antes de la Copa.

Que tengamos cuatro semifinalistas europeos no es casualidad, es el resultado de una organización global que crece constantemente en lo económico, que se empe­ña en ligas -negocio donde los clubes cotizan en la bolsa, donde se planifican las sociedades del balompié y todo esto suple la ausencia de grandes Cracks para apostar a otras alternativas.

Francia ha llegado con cierta comodidad con un bloque compacto, agradando de menos a más y sacando brillo a sus figuras como Mbappé, Varanne o Griezmann. Los Blues a mi modo de ver son los candidatos más firmes y merecedores de su segundo título, pero hay que esperar, del otro lado vienen sus vecinos.

Bélgica entiende también el juego de conjunto, no depende exclusivamente de Lukaku para hacer goles y si el incansable Hazard desmaya, aparece Witsel o De Bruyne. Los diablos rojos encendieron el amazonas en los cuartos de final y volvieron a demostrar la teoría que el mejor del equipo es la suma de todos.

Inglaterra que trabaja por años en regresar al protagonismo adelantó sus tiempos. El Mundial del 2022 en Qatar era la meta con una generación que viene con los juveniles cosechando espacios internacionalmente pero de la mano de Harry Kane el goleador del torneo, también conformaron un bloque sólido donde defensas y mediocampistas se desdoblan para apoyarse mutuamente. Los leones no tienen el fútbol más vistoso pero son reyes de efectividad.

En contra aparece Croacia, capaz de eliminar, aunque sea por penales a la mismísima anfitriona. Rusia completa detuvo el aliento cuando Subasic   detuvo los lanzamientos decisivos. Los croatas tienen un toque más latino en su juego inspirados por su capitán y figura Modric ; aunque saben recurrir a la rudeza de los Balcanes en los momentos necesarios. Pero de nuevo el equipo está por encima de todo.

En fin, dejemos que nuestros futbolistas latinos se hagan millonarios con sus dribles, filigranas y galerías, pero si un país de América quiere conquistar de nuevo un mundial en estos tiempos de cambio, va a tener que dejar de vivir de recuerdos, de esperanzas, rezos y coraje. Europa nos da el ejemplo de la modernidad del fútbol de estos tiempos.

Somos el semillero del mundo, la materia prima, pero al final como en el siglo pasado de emigrantes que cruzan el charco, la América está allá.

Notice: Undefined index: 7 in /var/www/html/detalle_especialista.php on line 27

Ahora sin desperdicio

1 | 1:58 pm

Algunos grupos de fanáticos comienzan a abandonar las calles, acompañando a sus equipos de regreso, o por lo menos, guardan su apasionamiento en el morral con las banderas y disfraces transformándose en observadores. Los más felices ya casi no tienen voz por entonar los cánticos en calles, plazas y estadios. Sobreviven los fuertes cuando la fiesta apenas comienza a ponerse buena.

Los octavos de final encienden aún más las pasiones. Se dice que ahora es cuando comienza el verdadero mundial y realmente en una retrospección mental, parece que no recordamos mucho los partidos de primera fase de los mundiales como las etapas decisivas. ¿ Siguen los que juegan mejor fútbol ? probablemente no, pero el mundial es otra cosa, es relampagueante como un estornudo, no hay tiempo para errores y cuenta el físico, el talento individual y también la suerte.

La dependencia de las selecciones de su figura clave, no puede ser más elocuente en el caso de Argentina con Messi y Portugal con Cristiano. Ambos tendrán que ver el resto del mundial desde sus lujosas vacaciones, consolándose en sus familiares luego de perder un tren importante hacia la gloria y arrastrando a sus selecciones que dejaron en ellos toda la carga para seguir adelante cuando, después de todo, el fútbol sigue siendo un deporte de equipo. Probablemente acudan a la cita de Catar, pero Rusia era el gran momento, para el portugués su excelente estado de forma este año y como llegó arrasando en el mundial y para Lio el chance de igualarse con los inmortales del fútbol. El problema de la pulga es que para ser “Rey” como Pelé , Maradona o Zidanne, debe ganarse la corona.

Afortunadamente aparecen otras majestades en el panorama para engalanar el evento. Kylian Mbappé brilló como nunca en la clasificación de Francia a cuartos de final,  recién salido de la adolescencia, no sólo se convirtió en el jugador más joven después de Pelé en anotar dos goles en un partido del mundial sino ha aportado, velocidad, penetración, empuje y goles a la ofensiva gala.

También lo ha hecho Edinson Cavani, determinante en la clasificación de Uruguay frente a Portugal. Es impresionante el entendimiento en la delantera con Luis Suárez, ambos se hacen pases de cuarenta metros sin mirarse y en una dupla de lujo son capaces de romper cualquier defensa. Los charrúas demuestran una vez más que son la raza más luchadora en el campo, peleando cada milímetro de la grama y luchando cada balón como el último de sus vidas.

Vendrán cruces de partidos fantásticos, sin desperdicio, ahora se afinan y estrechan las llaves y el fútbol aparece en su máxima expresión universal.

Algunos grupos de fanáticos comienzan a abandonar las calles, acompañando a sus equipos de regreso, o por lo menos, guardan su apasionamiento en el morral con las banderas y disfraces transformándose en observadores. Los más felices ya casi no tienen voz por entonar los cánticos en calles, plazas y estadios. Sobreviven los fuertes cuando la fiesta apenas comienza a ponerse buena.

Los octavos de final encienden aún más las pasiones. Se dice que ahora es cuando comienza el verdadero mundial y realmente en una retrospección mental , parece que no recordamos mucho los partidos de primera fase de los mundiales como las etapas decisivas. ¿ Siguen los que juegan mejor fútbol ? probablemente no, pero el mundial es otra cosa, es relampagueante como un estornudo, no hay tiempo para errores y cuenta el físico, el talento individual y también la suerte.

La dependencia de las selecciones de su figura clave, no puede ser más elocuente en el caso de Argentina con Messi y Portugal con Cristiano. Ambos tendrán que ver el resto del mundial desde sus lujosas vacaciones, consolándose en sus familiares luego de perder un tren importante hacia la gloria y arrastrando a sus selecciones que dejaron en ellos toda la carga para seguir adelante cuando, después de todo, el fútbol sigue siendo un deporte de equipo. Probablemente acudan a la cita de Catar, pero Rusia era el gran momento, para el portugués su excelente estado de forma este año y como llegó arrasando en el mundial y para Lio el chance de igualarse con los inmortales del fútbol. El problema de la pulga es que para ser “Rey” como Pelé , Maradona o Zidanne, debe ganarse la corona.

Afortunadamente aparecen otras majestades en el panorama para engalanar el evento. Kylian Mbappé brilló como nunca en la clasificación de Francia a cuartos de final,  recién salido de la adolescencia, no sólo se convirtió en el jugador más joven después de Pelé en anotar dos goles en un partido del mundial sino ha aportado, velocidad, penetración, empuje y goles a la ofensiva gala.

También lo ha hecho Edinson Cavani, determinante en la clasificación de Uruguay frente a Portugal. Es impresionante el entendimiento en la delantera con Luis Suárez, ambos se hacen pases de cuarenta metros sin mirarse y en una dupla de lujo son capaces de romper cualquier defensa. Los charrúas demuestran una vez más que son la raza más luchadora en el campo, peleando cada milímetro de la grama y luchando cada balón como el último de sus vidas.

Vendrán cruces de partidos fantásticos, sin desperdicio, ahora se afinan y estrechan las llaves y el fútbol aparece en su máxima expresión universal.

Algunos grupos de fanáticos comienzan a abandonar las calles, acompañando a sus equipos de regreso, o por lo menos, guardan su apasionamiento en el morral con las banderas y disfraces transformándose en observadores. Los más felices ya casi no tienen voz por entonar los cánticos en calles, plazas y estadios. Sobreviven los fuertes cuando la fiesta apenas comienza a ponerse buena.

Los octavos de final encienden aún más las pasiones. Se dice que ahora es cuando comienza el verdadero mundial y realmente en una retrospección mental , parece que no recordamos mucho los partidos de primera fase de los mundiales como las etapas decisivas. ¿ Siguen los que juegan mejor fútbol ? probablemente no, pero el mundial es otra cosa, es relampagueante como un estornudo, no hay tiempo para errores y cuenta el físico, el talento individual y también la suerte.

La dependencia de las selecciones de su figura clave, no puede ser más elocuente en el caso de Argentina con Messi y Portugal con Cristiano. Ambos tendrán que ver el resto del mundial desde sus lujosas vacaciones, consolándose en sus familiares luego de perder un tren importante hacia la gloria y arrastrando a sus selecciones que dejaron en ellos toda la carga para seguir adelante cuando, después de todo, el fútbol sigue siendo un deporte de equipo. Probablemente acudan a la cita de Catar, pero Rusia era el gran momento, para el portugués su excelente estado de forma este año y como llegó arrasando en el mundial y para Lio el chance de igualarse con los inmortales del fútbol. El problema de la pulga es que para ser “Rey” como Pelé , Maradona o Zidanne, debe ganarse la corona.

Afortunadamente aparecen otras majestades en el panorama para engalanar el evento. Kylian Mbappé brilló como nunca en la clasificación de Francia a cuartos de final,  recién salido de la adolescencia, no sólo se convirtió en el jugador más joven después de Pelé en anotar dos goles en un partido del mundial sino ha aportado, velocidad, penetración, empuje y goles a la ofensiva gala.

También lo ha hecho Edinson Cavani, determinante en la clasificación de Uruguay frente a Portugal. Es impresionante el entendimiento en la delantera con Luis Suárez, ambos se hacen pases de cuarenta metros sin mirarse y en una dupla de lujo son capaces de romper cualquier defensa. Los charrúas demuestran una vez más que son la raza más luchadora en el campo, peleando cada milímetro de la grama y luchando cada balón como el último de sus vidas.

Vendrán cruces de partidos fantásticos, sin desperdicio, ahora se afinan y estrechan las llaves y el fútbol aparece en su máxima expresión universal.

@tonyentrevistas

Notice: Undefined index: 7 in /var/www/html/detalle_especialista.php on line 27

Las matrioskas aparecen por todos lados

1 | 10:46 pm

Las matrioskas aparecen por todos lados, se escucha el Kasashov en las esquinas, la silueta de los muros del Kremlin Moscovita traza una pincelada sobre el naranja atardecer. Estamos en Rusia!

La Copa del mundo FIFA tiene características particulares porque todas estas aventuras de coberturas internacionales parecen ser iguales pero a la vez se diferencian gracias al entorno e idiosincrasia de cada lugar. El fútbol nos trajo aquí y el fútbol nos une una vez más durante todo este mes.

La corta ceremonia de apertura tuvo como en las clausuras de otros años, trazos musicales, fusionando los ritmos modernos de Robbie Williams con la voz clásica de la soprano Aida Garifullina, mientras que Ronaldo y casillas prestaban su maquillada imagen para rubricar la presencia deportiva. Al final nada extraordinario y el partido inaugural un monólogo ruso como en las época de la Unión Soviética por la calle del medio, de un solo color y sin medias tintas. El 5-0 ha sido uno de los resultados más abultados de inicio de mundial y las estadísticas nos hacen reaccionar para recordar las sorpresas y que desde Suecia 58 cada 20 años los locales llegan a la final. ¿Podrán en los Urales?

El balón sigue rodando y notros entre aviones y trenes de distancias larguísimas llegamos a Sochi para disfrutar de lo mejor visto hasta ahora. Ahh ! no me refiero a las playas, el bulevar Marítimo o la infraestructura deportiva de esta ciudad vacacional reconstruida para Los Juegos Olímpicos de invierno. Digo el partido más entretenido del mundial entre España y Portugal. Lo visto en la grama de Fish paga verdaderamente la entrada, selecciones plagadas de estrellas, ofensiva, jugadas, goles y emoción. Lo demás es relleno. Un partido donde Cristiano, héroe al fin, consigue su primer Hat Trick mundialista y frente a compañeros del Real Madrid ¿cuánto más vale el portugués ahora? Herencia de Eusebio, el delantero es medio equipo por no decir todo.

En las calles las banderas se entremezclan, los idiomas también y siempre mejicanos y latinos son los más bullangueros, aunque sorprenden los Incas que celebran como ninguno la presencia de Perú en esta cita universal luego de 36 años. Las masas se juntan cerca de la plaza Roja que de noche es un verdadero espectáculo multicolor, tan iluminado como esta fiesta futbolística que apenas comienza y que seguiremos contando.

@tonyentrevistas

Tony Carrasco

Desde Rusia

0

Tony Carrasco

Desde Rusia

0

Libertad, igualdad, fraternidad

19 Jueves | 8:20 pm

Cuando sonó el pitazo final, la celebración comenzaba para millones de fanáticos que estaban acompañando a Les bleus en el estadio pero mayor aún la fiesta en Los campos Elíseos y la torre Eiffel. La Bastilla estaba en Moscú y la revolución era futbolística.

Definitivamente ganó la selección que mereció llevarse la Copa, Francia por segunda vez en su historia hizo gala de un fútbol, compacto, sin atenuantes, con la inteligencia de saber medir el torneo y con una condición física envidiable. El mundial demostró que el fútbol tiene ahora un porcentaje de éxito basado en la preparación atlética y si lo endulzamos con el equipo más joven del torneo y el tacto de Deschamps para cuidar a sus jugadores con inteligencia, el resultado no puede ser mejor.

La revolución Napoleónica marcaba el final definitivo del feudalismo y del absolutismo, el Mundial de Rusia marca también  la extinción de las individualidades y los esquemas románticos del pasado. El fútbol de toque corto y dependiente de una estrella da paso al juego de conjunto, al equipo, la verticalidad  y  la fortaleza física. Europa domina, América sigue volteando hacia atrás y hurgando en recuerdos.

El lema principal de la revolución Francesa Liberté, Egalité, Fraternité lo adopta el país galo también para el balompié y al ritmo de la Marsellesa reúne una nómina multicultural donde la mayoría de sus integrantes tienen una segunda nacionalidad o son hijos y descendientes directos de países varios: Congo, Camerún, Guadalupe, Angola, Togo, Guinea, Malí , Martinica , Marruecos o Senegal. Sólo siete jugadores de los nuevos  campeones del mundo tienen padres también franceses. Definitivamente el fútbol es tan real que refleja perfectamente la idiosincrasia de los países.

El final de la aventura nos recuerda la seducción de una nación anfitriona  majestuosa que entendió la necesidad de los cambios en cada época. Siguiendo con el parangón futbolístico, en lo político, económico y social; la Federación rusa ahora juega efectivo, convence y gana dejándose de retóricas y tonterías, aunque conservando y valorando su historia y cultura. Organización impecable en un país con extraordinaria disposición al cambio y al progreso, aunque unos espontáneos de oposición invadieran el terreno en el último partido y Putin no le prestara el paraguas a la empapada y guerrera Kolinda, presidenta de Croacia. Ella y su nación también fueron unos ganadores.

Francia es merecida campeona del mundo y el fútbol sintió un gran cambio: Libertad en el campoa figuras como MBappé y Griezmann para crear , igualdad con una selección sin fronteras ni racismos y Fraternidad con un ambiente envidiable en el vestuario del cual fuimos testigos.

Termina Rusia 2018 con la revelación de los chicos y  con la oda a los nuevos esquemas y la tecnología como protagonista.

En el fútbol también hay revoluciones y quizá tengamos otra dentro de cuatro años. Nos vemos en Catar. 

@tonyentrevistas

Notice: Undefined index: 7 in /var/www/html/detalle_especialista.php on line 27

El bulevar Nikolskaya es una fiesta todos los días al asechar la noche

1 | 10:49 pm

El bulevar Nikolskaya es una fiesta todos los días al asechar la noche, turistas y fanáticos del mundo entero lo convierten en la calle de las naciones unidas, donde bajo un cielo de estrellas artificial, suenan los más variados cánticos nacionalistas y expresiones genuinas del folklore y la cultura de cada país del orbe.

Un tunesino toca el tambor forrado de cuero de oveja mientras baila a su eco una chica española vestida de flamenco y muy cerquita el sonido se confunde con el escándalo de la samba brasilera de torsos desnudos y garotas de cuerpos exuberantes; ¡Es la locura ! mientras veo a los sudamericanos compitiendo en colorido cada cincuenta metros entre vallenato cafetero, consignas peruanas y multitud de argentinos que pasan con sus estrofas preparadas el trago amargo de la actuación albiceleste.

Precisamente los chicos han puesto a temblar a las selecciones favoritas y el golpe más duro ha sido Argentina. Víctima de “memes” y burlas virales el penal fallado por el Mesías y el error de un Caballero, sacaron de quicio a un pueblo y desesperaron a un técnico tatuado que nunca encontró la formula victoriosa.

Los teutones tampoco la pasan bien, primero se apagan en la histórica derrota frente a los aztecas y luego esperan hasta el último suspiro frente a los escandinavos  para demostrar que a pesar del mal fútbol los alemanes nunca se rinden, ¡no duden nunca de nosotros! parecen gritar, como también entonan los mejicanos en cada “!Ay ay ay ay! Canta y no llores…!” con sus sombreros de charros y disfraces del Chavo o el Chapulín.

La batalla por el liderato de goleadores comenzó temprano y mientras un Cristiano parecía apoderarse en solitario del cetro, aparece como una sombra negra e inmensa un belga de ascendencia congoleña, dejando atrás a un cosmonauta ruso y matador amazónico reencauchado por los ibéricos. Ronaldo, Lukaku, Cheryshev y Costa pelean la Bota de oro.

De todo lo visto en las modernas tribunas rusas, escenarios tan espectaculares como la propia nación, rescato el futbol de Bélgica. ¿ Quién habló de sorpresas? Esta generación dorada de los “Diablos Rojos” sólo confirma su gran momento desde la seguridad del altísimo Curtois en la portería, pasando por la mágica creación medular de Witsel, De Bruyne y Carrasco; hasta la ofensiva letal de Hazard y Lukaku.

Definitivamente los “Gilles” ponen el colorido y la diversión en el campo como lo hacen en el carnaval de Binche todos los años y ahora también en las calles amontonadas de Moscú.

Hasta ahora el mejor fútbol del mundial, después de todo para eso estamos aquí. 

@tonyentrevistas

Quién descubre América

9 Lunes | 10:52 am

Hemos llegado a semifinales con sorpresas, campanadas, sustos, alargues y suspenso de infarto, pero con una conclusión: El viejo continente no parece estar tan pasado de moda y en el fútbol “Hacer la América” como decían los emigrantes europeos de post guerra es una expresión demodé, porque resulta que ahora la América está allá.

Buscamos fantasías en las individualidades sudamericanas, algún intruso que nos recuerde el lado lúdico, romántico y estético del fútbol. Los entendidos enfocan sus miradas en algún chico para revalorizarlo y acomodarlo con recomendaciones a sus amigos agentes, pero resulta señores que este deporte es de conjunto, de equipo y las selecciones europeas han dado cátedra en este sentido, opacando a cualquier individualidad sobrevalorada antes de la Copa.

Que tengamos cuatro semifinalistas europeos no es casualidad, es el resultado de una organización global que crece constantemente en lo económico, que se empe­ña en ligas -negocio donde los clubes cotizan en la bolsa, donde se planifican las sociedades del balompié y todo esto suple la ausencia de grandes Cracks para apostar a otras alternativas.

Francia ha llegado con cierta comodidad con un bloque compacto, agradando de menos a más y sacando brillo a sus figuras como Mbappé, Varanne o Griezmann. Los Blues a mi modo de ver son los candidatos más firmes y merecedores de su segundo título, pero hay que esperar, del otro lado vienen sus vecinos.

Bélgica entiende también el juego de conjunto, no depende exclusivamente de Lukaku para hacer goles y si el incansable Hazard desmaya, aparece Witsel o De Bruyne. Los diablos rojos encendieron el amazonas en los cuartos de final y volvieron a demostrar la teoría que el mejor del equipo es la suma de todos.

Inglaterra que trabaja por años en regresar al protagonismo adelantó sus tiempos. El Mundial del 2022 en Qatar era la meta con una generación que viene con los juveniles cosechando espacios internacionalmente pero de la mano de Harry Kane el goleador del torneo, también conformaron un bloque sólido donde defensas y mediocampistas se desdoblan para apoyarse mutuamente. Los leones no tienen el fútbol más vistoso pero son reyes de efectividad.

En contra aparece Croacia, capaz de eliminar, aunque sea por penales a la mismísima anfitriona. Rusia completa detuvo el aliento cuando Subasic   detuvo los lanzamientos decisivos. Los croatas tienen un toque más latino en su juego inspirados por su capitán y figura Modric ; aunque saben recurrir a la rudeza de los Balcanes en los momentos necesarios. Pero de nuevo el equipo está por encima de todo.

En fin, dejemos que nuestros futbolistas latinos se hagan millonarios con sus dribles, filigranas y galerías, pero si un país de América quiere conquistar de nuevo un mundial en estos tiempos de cambio, va a tener que dejar de vivir de recuerdos, de esperanzas, rezos y coraje. Europa nos da el ejemplo de la modernidad del fútbol de estos tiempos.

Somos el semillero del mundo, la materia prima, pero al final como en el siglo pasado de emigrantes que cruzan el charco, la América está allá.

Notice: Undefined index: 7 in /var/www/html/detalle_especialista.php on line 27

Ahora sin desperdicio

1 | 1:58 pm

Algunos grupos de fanáticos comienzan a abandonar las calles, acompañando a sus equipos de regreso, o por lo menos, guardan su apasionamiento en el morral con las banderas y disfraces transformándose en observadores. Los más felices ya casi no tienen voz por entonar los cánticos en calles, plazas y estadios. Sobreviven los fuertes cuando la fiesta apenas comienza a ponerse buena.

Los octavos de final encienden aún más las pasiones. Se dice que ahora es cuando comienza el verdadero mundial y realmente en una retrospección mental, parece que no recordamos mucho los partidos de primera fase de los mundiales como las etapas decisivas. ¿ Siguen los que juegan mejor fútbol ? probablemente no, pero el mundial es otra cosa, es relampagueante como un estornudo, no hay tiempo para errores y cuenta el físico, el talento individual y también la suerte.

La dependencia de las selecciones de su figura clave, no puede ser más elocuente en el caso de Argentina con Messi y Portugal con Cristiano. Ambos tendrán que ver el resto del mundial desde sus lujosas vacaciones, consolándose en sus familiares luego de perder un tren importante hacia la gloria y arrastrando a sus selecciones que dejaron en ellos toda la carga para seguir adelante cuando, después de todo, el fútbol sigue siendo un deporte de equipo. Probablemente acudan a la cita de Catar, pero Rusia era el gran momento, para el portugués su excelente estado de forma este año y como llegó arrasando en el mundial y para Lio el chance de igualarse con los inmortales del fútbol. El problema de la pulga es que para ser “Rey” como Pelé , Maradona o Zidanne, debe ganarse la corona.

Afortunadamente aparecen otras majestades en el panorama para engalanar el evento. Kylian Mbappé brilló como nunca en la clasificación de Francia a cuartos de final,  recién salido de la adolescencia, no sólo se convirtió en el jugador más joven después de Pelé en anotar dos goles en un partido del mundial sino ha aportado, velocidad, penetración, empuje y goles a la ofensiva gala.

También lo ha hecho Edinson Cavani, determinante en la clasificación de Uruguay frente a Portugal. Es impresionante el entendimiento en la delantera con Luis Suárez, ambos se hacen pases de cuarenta metros sin mirarse y en una dupla de lujo son capaces de romper cualquier defensa. Los charrúas demuestran una vez más que son la raza más luchadora en el campo, peleando cada milímetro de la grama y luchando cada balón como el último de sus vidas.

Vendrán cruces de partidos fantásticos, sin desperdicio, ahora se afinan y estrechan las llaves y el fútbol aparece en su máxima expresión universal.

Algunos grupos de fanáticos comienzan a abandonar las calles, acompañando a sus equipos de regreso, o por lo menos, guardan su apasionamiento en el morral con las banderas y disfraces transformándose en observadores. Los más felices ya casi no tienen voz por entonar los cánticos en calles, plazas y estadios. Sobreviven los fuertes cuando la fiesta apenas comienza a ponerse buena.

Los octavos de final encienden aún más las pasiones. Se dice que ahora es cuando comienza el verdadero mundial y realmente en una retrospección mental , parece que no recordamos mucho los partidos de primera fase de los mundiales como las etapas decisivas. ¿ Siguen los que juegan mejor fútbol ? probablemente no, pero el mundial es otra cosa, es relampagueante como un estornudo, no hay tiempo para errores y cuenta el físico, el talento individual y también la suerte.

La dependencia de las selecciones de su figura clave, no puede ser más elocuente en el caso de Argentina con Messi y Portugal con Cristiano. Ambos tendrán que ver el resto del mundial desde sus lujosas vacaciones, consolándose en sus familiares luego de perder un tren importante hacia la gloria y arrastrando a sus selecciones que dejaron en ellos toda la carga para seguir adelante cuando, después de todo, el fútbol sigue siendo un deporte de equipo. Probablemente acudan a la cita de Catar, pero Rusia era el gran momento, para el portugués su excelente estado de forma este año y como llegó arrasando en el mundial y para Lio el chance de igualarse con los inmortales del fútbol. El problema de la pulga es que para ser “Rey” como Pelé , Maradona o Zidanne, debe ganarse la corona.

Afortunadamente aparecen otras majestades en el panorama para engalanar el evento. Kylian Mbappé brilló como nunca en la clasificación de Francia a cuartos de final,  recién salido de la adolescencia, no sólo se convirtió en el jugador más joven después de Pelé en anotar dos goles en un partido del mundial sino ha aportado, velocidad, penetración, empuje y goles a la ofensiva gala.

También lo ha hecho Edinson Cavani, determinante en la clasificación de Uruguay frente a Portugal. Es impresionante el entendimiento en la delantera con Luis Suárez, ambos se hacen pases de cuarenta metros sin mirarse y en una dupla de lujo son capaces de romper cualquier defensa. Los charrúas demuestran una vez más que son la raza más luchadora en el campo, peleando cada milímetro de la grama y luchando cada balón como el último de sus vidas.

Vendrán cruces de partidos fantásticos, sin desperdicio, ahora se afinan y estrechan las llaves y el fútbol aparece en su máxima expresión universal.

Algunos grupos de fanáticos comienzan a abandonar las calles, acompañando a sus equipos de regreso, o por lo menos, guardan su apasionamiento en el morral con las banderas y disfraces transformándose en observadores. Los más felices ya casi no tienen voz por entonar los cánticos en calles, plazas y estadios. Sobreviven los fuertes cuando la fiesta apenas comienza a ponerse buena.

Los octavos de final encienden aún más las pasiones. Se dice que ahora es cuando comienza el verdadero mundial y realmente en una retrospección mental , parece que no recordamos mucho los partidos de primera fase de los mundiales como las etapas decisivas. ¿ Siguen los que juegan mejor fútbol ? probablemente no, pero el mundial es otra cosa, es relampagueante como un estornudo, no hay tiempo para errores y cuenta el físico, el talento individual y también la suerte.

La dependencia de las selecciones de su figura clave, no puede ser más elocuente en el caso de Argentina con Messi y Portugal con Cristiano. Ambos tendrán que ver el resto del mundial desde sus lujosas vacaciones, consolándose en sus familiares luego de perder un tren importante hacia la gloria y arrastrando a sus selecciones que dejaron en ellos toda la carga para seguir adelante cuando, después de todo, el fútbol sigue siendo un deporte de equipo. Probablemente acudan a la cita de Catar, pero Rusia era el gran momento, para el portugués su excelente estado de forma este año y como llegó arrasando en el mundial y para Lio el chance de igualarse con los inmortales del fútbol. El problema de la pulga es que para ser “Rey” como Pelé , Maradona o Zidanne, debe ganarse la corona.

Afortunadamente aparecen otras majestades en el panorama para engalanar el evento. Kylian Mbappé brilló como nunca en la clasificación de Francia a cuartos de final,  recién salido de la adolescencia, no sólo se convirtió en el jugador más joven después de Pelé en anotar dos goles en un partido del mundial sino ha aportado, velocidad, penetración, empuje y goles a la ofensiva gala.

También lo ha hecho Edinson Cavani, determinante en la clasificación de Uruguay frente a Portugal. Es impresionante el entendimiento en la delantera con Luis Suárez, ambos se hacen pases de cuarenta metros sin mirarse y en una dupla de lujo son capaces de romper cualquier defensa. Los charrúas demuestran una vez más que son la raza más luchadora en el campo, peleando cada milímetro de la grama y luchando cada balón como el último de sus vidas.

Vendrán cruces de partidos fantásticos, sin desperdicio, ahora se afinan y estrechan las llaves y el fútbol aparece en su máxima expresión universal.

@tonyentrevistas

Notice: Undefined index: 7 in /var/www/html/detalle_especialista.php on line 27

Las matrioskas aparecen por todos lados

1 | 10:46 pm

Las matrioskas aparecen por todos lados, se escucha el Kasashov en las esquinas, la silueta de los muros del Kremlin Moscovita traza una pincelada sobre el naranja atardecer. Estamos en Rusia!

La Copa del mundo FIFA tiene características particulares porque todas estas aventuras de coberturas internacionales parecen ser iguales pero a la vez se diferencian gracias al entorno e idiosincrasia de cada lugar. El fútbol nos trajo aquí y el fútbol nos une una vez más durante todo este mes.

La corta ceremonia de apertura tuvo como en las clausuras de otros años, trazos musicales, fusionando los ritmos modernos de Robbie Williams con la voz clásica de la soprano Aida Garifullina, mientras que Ronaldo y casillas prestaban su maquillada imagen para rubricar la presencia deportiva. Al final nada extraordinario y el partido inaugural un monólogo ruso como en las época de la Unión Soviética por la calle del medio, de un solo color y sin medias tintas. El 5-0 ha sido uno de los resultados más abultados de inicio de mundial y las estadísticas nos hacen reaccionar para recordar las sorpresas y que desde Suecia 58 cada 20 años los locales llegan a la final. ¿Podrán en los Urales?

El balón sigue rodando y notros entre aviones y trenes de distancias larguísimas llegamos a Sochi para disfrutar de lo mejor visto hasta ahora. Ahh ! no me refiero a las playas, el bulevar Marítimo o la infraestructura deportiva de esta ciudad vacacional reconstruida para Los Juegos Olímpicos de invierno. Digo el partido más entretenido del mundial entre España y Portugal. Lo visto en la grama de Fish paga verdaderamente la entrada, selecciones plagadas de estrellas, ofensiva, jugadas, goles y emoción. Lo demás es relleno. Un partido donde Cristiano, héroe al fin, consigue su primer Hat Trick mundialista y frente a compañeros del Real Madrid ¿cuánto más vale el portugués ahora? Herencia de Eusebio, el delantero es medio equipo por no decir todo.

En las calles las banderas se entremezclan, los idiomas también y siempre mejicanos y latinos son los más bullangueros, aunque sorprenden los Incas que celebran como ninguno la presencia de Perú en esta cita universal luego de 36 años. Las masas se juntan cerca de la plaza Roja que de noche es un verdadero espectáculo multicolor, tan iluminado como esta fiesta futbolística que apenas comienza y que seguiremos contando.

@tonyentrevistas