Portada del dirario Meridiano
Lunes 24 de Julio de 2017

Clásico Mundial

Foto AP
Foto AP
Clásico Mundial

Un torneo consolidado

Viernes 24| 10:09 pm


Diego Naranjo Cevallos / @diegonaranjo16

En 2006, cuando nace el Clásico Mundial de Beisbol, muchos pensaron que el torneo era una simple exhibición. Sin embargo, once años después, la consolidación del evento se ha convertido en un hecho notorio. En la más reciente edición se logró récord de asistencia y rating, una entrada económica favorable, un gran nivel de juego, entrega de los peloteros y un ambiente único, el cual ha abierto los ojos de los más escépticos, que ahora esperan con ansias la vuelta del torneo en 2021.

Según fuentes oficiales, 1.086.720 fanáticos acudieron a los distintos parques de pelota donde se jugó el Clásico Mundial de 2017, lo que representa una nueva frontera para el torneo que con el pasar de los años va tomando una gran importancia entre los seguidores del beisbol.

“Hemos tenidos concurrencias que no solo han roto récords, sino que dieron rienda suelta a una pasión que uno se queda pensando cuándo fue la última vez que tuvimos algo tan bueno”, comentó a Associated Press el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred. “Ha sido asombroso. Y lo mejor de todo, los juegos han sido increíbles, emocionantes. Nuestros jugadores, en su mejor nivel, combinado con una pequeña dosis de nacionalismo. Esto ha sido algo tremendo”.

Según el periodista John Ourand, la final del Clásico Mundial entre Puerto Rico y Estados Unidos fue vista por 2.3 millones de personas a través de MLBnetwork, la segunda mayor cifra en sintonía de la historia de dicho medio.

La presencia del equipo norteamericano en la final era una tarea pendiente y que los estadounidenses ganaran el torneo significa una mayor penetración del Clásico dentro de las  fronteras de Estados Unidos, afición que veía con cierta indiferencia el evento.

Muchas grandes estrellas de ese país no acudieron a la cita. Sin embargo, peloteros de la talla de Mike Trout, Clayton Kershaw y Bryce Harper han dicho que después de ver el entusiasmo y la euforia que ha generado el Clásico se han arrepentido de no estar y prometieron ir a 2021.  “Creo que cuando tienes un torneo que genera el interés que tuvo la edición de 2017, pues será más fácil cautivar a los jugadores para el próximo”, dijo Manfred. “No solo para Estados Unidos, sino para todos los países”.

“Creo que, por lo menos, quizás hemos podido poner al Clásico en el mapa para Estados Unidos como nunca antes”, comentó el mánager de EE.UU, Jim Leyland. “Creo que en el futuro, mucho de los jugadores que pudieron ver lo ocurrido aquí estarán un poco más entusiasmados en participar en este torneo”.

Según el propio comisionado de las Grandes Ligas, el torneo generó 100 millones de dólares de ganancias y fue transmitido en más de 182 países.

A parte de lo económico y la gran asistencia con la que contó el torneo de 2017, otro punto a favor que hace que el Clásico Mundial tenga el viento a favor hacia 2021 es el éxito que alcanzaron selecciones de menor nombre que pueden levantar al beisbol en esas tierras.

Una de las grandes sorpresas fue la novena de Colombia. A pesar de no poder pasar de la primera fase, presentó un equipo aguerrido que le dio pelea a los campeones (Estados Unidos) y al excampeón (República Dominicana). Los cafeteros tienen un torneo local que va en desarrollo y esa actuación impulsa más a la pelota en ese país. De hecho, ayer se conoció que el piloto neogranadino en el torneo, Luis Urueta, será el estratega del equipo más ganador en el Caribe: los Tigres del Licey, de República Dominicana.

Holanda llegó a la semifinal del evento con un equipo que dio mucho de qué hablar. Este equipo fue construido con peloteros de las Antillas Neerlandesas que prometen llegar a 2021 mejor preparados. Otro combinado que sorprendió fue Israel, novena que consiguió el pase a la segunda ronda. Italia fue una novena que sorprendió a propios y a extraños al mostrar un equipo que nunca se rindió, a pesar del difícil grupo al que pertenecía. El beisbol en el país europeo ha ido creciendo con el pasar de los años

Tópicos a mejorar. A pesar de la  aceptación que generó el Clásico de 2017, aún hay cosas que mejorar. Las reglas de la repetición deben aplicarse tal cual se aplica en Grandes Ligas, algo  que ayudará a que el juego sea más justo.

Otro factor que no caló en los aficionados es la regla panamericana del extraining en virtud de la cuak, a partir de la entrada número 11,  el equipo al bate salía al terreno con hombres en primera y en segunda sin outs.

Quizás la única mancha en la organización de esta edición fue la confusión que se generó en el triple empate del grupo D entre Venezuela, Italia y México. La regla del TQB (Total Quality Balance) determinó que el juego extra era entre Italia y Venezuela. Sin embargo la organización anunció a México y no a Venezuela, para luego desdecirse y provocar el alivio de los criollos y la indignación de los aztecas. Esto no debe repetirse.

Clásico Mundial

Foto AP
Foto AP
Clásico Mundial

Un torneo consolidado

Viernes 24| 10:09 pm

Diego Naranjo Cevallos / @diegonaranjo16

En 2006, cuando nace el Clásico Mundial de Beisbol, muchos pensaron que el torneo era una simple exhibición. Sin embargo, once años después, la consolidación del evento se ha convertido en un hecho notorio. En la más reciente edición se logró récord de asistencia y rating, una entrada económica favorable, un gran nivel de juego, entrega de los peloteros y un ambiente único, el cual ha abierto los ojos de los más escépticos, que ahora esperan con ansias la vuelta del torneo en 2021.

Según fuentes oficiales, 1.086.720 fanáticos acudieron a los distintos parques de pelota donde se jugó el Clásico Mundial de 2017, lo que representa una nueva frontera para el torneo que con el pasar de los años va tomando una gran importancia entre los seguidores del beisbol.

“Hemos tenidos concurrencias que no solo han roto récords, sino que dieron rienda suelta a una pasión que uno se queda pensando cuándo fue la última vez que tuvimos algo tan bueno”, comentó a Associated Press el comisionado de las Grandes Ligas, Rob Manfred. “Ha sido asombroso. Y lo mejor de todo, los juegos han sido increíbles, emocionantes. Nuestros jugadores, en su mejor nivel, combinado con una pequeña dosis de nacionalismo. Esto ha sido algo tremendo”.

Según el periodista John Ourand, la final del Clásico Mundial entre Puerto Rico y Estados Unidos fue vista por 2.3 millones de personas a través de MLBnetwork, la segunda mayor cifra en sintonía de la historia de dicho medio.

La presencia del equipo norteamericano en la final era una tarea pendiente y que los estadounidenses ganaran el torneo significa una mayor penetración del Clásico dentro de las  fronteras de Estados Unidos, afición que veía con cierta indiferencia el evento.

Muchas grandes estrellas de ese país no acudieron a la cita. Sin embargo, peloteros de la talla de Mike Trout, Clayton Kershaw y Bryce Harper han dicho que después de ver el entusiasmo y la euforia que ha generado el Clásico se han arrepentido de no estar y prometieron ir a 2021.  “Creo que cuando tienes un torneo que genera el interés que tuvo la edición de 2017, pues será más fácil cautivar a los jugadores para el próximo”, dijo Manfred. “No solo para Estados Unidos, sino para todos los países”.

“Creo que, por lo menos, quizás hemos podido poner al Clásico en el mapa para Estados Unidos como nunca antes”, comentó el mánager de EE.UU, Jim Leyland. “Creo que en el futuro, mucho de los jugadores que pudieron ver lo ocurrido aquí estarán un poco más entusiasmados en participar en este torneo”.

Según el propio comisionado de las Grandes Ligas, el torneo generó 100 millones de dólares de ganancias y fue transmitido en más de 182 países.

A parte de lo económico y la gran asistencia con la que contó el torneo de 2017, otro punto a favor que hace que el Clásico Mundial tenga el viento a favor hacia 2021 es el éxito que alcanzaron selecciones de menor nombre que pueden levantar al beisbol en esas tierras.

Una de las grandes sorpresas fue la novena de Colombia. A pesar de no poder pasar de la primera fase, presentó un equipo aguerrido que le dio pelea a los campeones (Estados Unidos) y al excampeón (República Dominicana). Los cafeteros tienen un torneo local que va en desarrollo y esa actuación impulsa más a la pelota en ese país. De hecho, ayer se conoció que el piloto neogranadino en el torneo, Luis Urueta, será el estratega del equipo más ganador en el Caribe: los Tigres del Licey, de República Dominicana.

Holanda llegó a la semifinal del evento con un equipo que dio mucho de qué hablar. Este equipo fue construido con peloteros de las Antillas Neerlandesas que prometen llegar a 2021 mejor preparados. Otro combinado que sorprendió fue Israel, novena que consiguió el pase a la segunda ronda. Italia fue una novena que sorprendió a propios y a extraños al mostrar un equipo que nunca se rindió, a pesar del difícil grupo al que pertenecía. El beisbol en el país europeo ha ido creciendo con el pasar de los años

Tópicos a mejorar. A pesar de la  aceptación que generó el Clásico de 2017, aún hay cosas que mejorar. Las reglas de la repetición deben aplicarse tal cual se aplica en Grandes Ligas, algo  que ayudará a que el juego sea más justo.

Otro factor que no caló en los aficionados es la regla panamericana del extraining en virtud de la cuak, a partir de la entrada número 11,  el equipo al bate salía al terreno con hombres en primera y en segunda sin outs.

Quizás la única mancha en la organización de esta edición fue la confusión que se generó en el triple empate del grupo D entre Venezuela, Italia y México. La regla del TQB (Total Quality Balance) determinó que el juego extra era entre Italia y Venezuela. Sin embargo la organización anunció a México y no a Venezuela, para luego desdecirse y provocar el alivio de los criollos y la indignación de los aztecas. Esto no debe repetirse.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR