Portada del dirario Meridiano
Martes 16 de Octubre de 2018

Beisbol Venezolano

Foto: Referencial
Foto: Referencial
beisbol venezolano

Una temporada para el olvido

Miércoles 31| 8:16 am


Marielis Airam Briceño || @marielisb22

Hace dos temporadas la directiva de Tiburones de La Guaira se encomendó a la dirección técnica del mánager Oswaldo Guillén, aunque sin los resultados esperados tanto por la gerencia como por el propio estratega, quien en su segundo año en la LVBP alzó la voz reclamando cambios a “todo nivel” dentro del conjunto litoralense.

“Dentro de todo fue bueno que perdiésemos de la manera que lo hicimos porque este equipo necesita cambios radicales”, sentenció Oswaldo Guillén en la semana final de la ronda regular con el equipo sin opciones de meterse en la fiesta de enero.

Tiburones terminó último en la clasificación general con un registro de 24-39 a 14 juegos del primer clasificado Cardenales de Lara (38-25), subcampeón de la LVBP, y con apenas cuatro triunfos en los últimos 10 encuentros que disputaron.

“Esta es una liga para ganar, y estoy muy claro en ello, pero sin poder engranar las piezas (pitcheo y bateo) es imposible”, afirmó Guillén.

La Guaira dejó registro de 8-10 en octubre; en noviembre la historia no cambió mucho pues terminaron con 9-15 y en diciembre cayeron al último puesto de la tabla con foja de 7-14.

“Fuimos unos de los equipos que más bateó para doble play (76) y además cometimos muchos errores (73). El bateo situacional no funcionó como quería”, explicó “Ozzie”.

El bullpen fue otro factor que sacó una nota baja ya que en la zafra dejaron marca de 12-30 con 5.34 de efectividad. Asimismo, la gerencia escuala se tomó mucho tiempo para sustituir las piezas que no tuvieron un desempeño eficaz y eficiente para la organización.

Cerca de mes y medio debió pasar para que Tiburones tuviese en el roster a un tercera base nato, José Brizuela (.169), tras la lesión de Sardiñas, pues quien lo suplió Isaías Tejeda (.356) también sufrió una fractura en la mano derecha.

“Le exigimos mucho a un muchacho que nunca había jugado en Venezuela (Brizuela) y a otro que no jugó nunca en tercera, pero forma parte del juego y debemos resolver sobre la marcha. Lamentablemente esta no es una liga instruccional, aquí se viene a ganar, pero si no tienes lo que necesitas cómo lo haces”, dijo en su momento el mánager salado.

Si bien el conjunto de Oswaldo Guillén no contó con un toletero de experiencia, que conectase los batazos grandes en los momentos oportunos; la ofensiva escuala pudo mantenerse en la mitad de la tabla con un promedio colectivo que bateó para .281; además fue el sexto conjunto con más carreras anotadas (272) y con más impulsadas (521).

Guerreó hasta el final. A pesar del mal desempeño colectivo de La Guaira destacó la vuelta de Junior Guerra a la lomita litoralense.

A su llegada el grandeliga de los Cerveceros de Milwaukee, Junior Guerra, dijo: “Estoy aquí no solo por la sed de campeonato que tiene el equipo, sino para ayudar desde la lomita a ganar juegos. Mi compromiso está al 100% con Tiburones de La Guaira”, en ocho aperturas dejó foja de 3-2 con 2.98 de efectividad en 45.1 entradas lanzadas.

Relevo detrás del home. Arvicent Pérez fue la revelación del año para la organización de Tiburones de La Guaira. El receptor que pertenece a la organización de los Tigres de Detroit en las Grandes Ligas fue el bastión detrás del plato para “Ozzie” una vez que Miguel González comenzara a sufrir lesiones y un bajo rendimiento con el madero.

Orf líder foráneo. El infielder Nathan Orf, ficha de los Cerveceros de Milwaukee en ligas menores, legó a La Guaira para invadir la segunda base de buenas jugadas a la defensiva y además lucir con el madero. Sin duda, la mejor pieza de la importación en la etapa de Cristóbal Colón en la gerencia deportiva.

“No pensé que jugar en Venezuela fuese tan divertido, aquí la gente tiene mucha pasión por el juego. Además jugar para “Ozzie” es un placer, te motiva mucho. Por supuesto que volvería”, soltó Orf.

Como el ave Fénix. “Hay que hacer cambios drásticos. A estas alturas todos los jugadores son cambiables, hasta yo. Eso tiene que saberlo la directiva, hay que dejar de pensar en ayudar a los jugadores y en cambio hacerlo por el equipo”, afirmó “Ozzie” una vez oficializada la eliminación del equipo.

La Junta Directiva pareció entender el mensaje y los cambios no se hicieron esperar. Luis Blasini es el nuevo gerente general de La Guaira en sustitución de Jorge Velandia y Cristóbal Colón.

Blasini, con amplio recorrido en la LVBP,  fue el arquitecto del bicampeonato de Magallanes, además bajo su gestión el equipo eléctrico alcanzó cinco postemporadas, incluyendo cuatro finales de las que ganó dos y perdió dos.

Beisbol Venezolano

Foto: Referencial
Foto: Referencial
beisbol venezolano

Una temporada para el olvido

Miércoles 31| 8:16 am

Marielis Airam Briceño || @marielisb22

Hace dos temporadas la directiva de Tiburones de La Guaira se encomendó a la dirección técnica del mánager Oswaldo Guillén, aunque sin los resultados esperados tanto por la gerencia como por el propio estratega, quien en su segundo año en la LVBP alzó la voz reclamando cambios a “todo nivel” dentro del conjunto litoralense.

“Dentro de todo fue bueno que perdiésemos de la manera que lo hicimos porque este equipo necesita cambios radicales”, sentenció Oswaldo Guillén en la semana final de la ronda regular con el equipo sin opciones de meterse en la fiesta de enero.

Tiburones terminó último en la clasificación general con un registro de 24-39 a 14 juegos del primer clasificado Cardenales de Lara (38-25), subcampeón de la LVBP, y con apenas cuatro triunfos en los últimos 10 encuentros que disputaron.

“Esta es una liga para ganar, y estoy muy claro en ello, pero sin poder engranar las piezas (pitcheo y bateo) es imposible”, afirmó Guillén.

La Guaira dejó registro de 8-10 en octubre; en noviembre la historia no cambió mucho pues terminaron con 9-15 y en diciembre cayeron al último puesto de la tabla con foja de 7-14.

“Fuimos unos de los equipos que más bateó para doble play (76) y además cometimos muchos errores (73). El bateo situacional no funcionó como quería”, explicó “Ozzie”.

El bullpen fue otro factor que sacó una nota baja ya que en la zafra dejaron marca de 12-30 con 5.34 de efectividad. Asimismo, la gerencia escuala se tomó mucho tiempo para sustituir las piezas que no tuvieron un desempeño eficaz y eficiente para la organización.

Cerca de mes y medio debió pasar para que Tiburones tuviese en el roster a un tercera base nato, José Brizuela (.169), tras la lesión de Sardiñas, pues quien lo suplió Isaías Tejeda (.356) también sufrió una fractura en la mano derecha.

“Le exigimos mucho a un muchacho que nunca había jugado en Venezuela (Brizuela) y a otro que no jugó nunca en tercera, pero forma parte del juego y debemos resolver sobre la marcha. Lamentablemente esta no es una liga instruccional, aquí se viene a ganar, pero si no tienes lo que necesitas cómo lo haces”, dijo en su momento el mánager salado.

Si bien el conjunto de Oswaldo Guillén no contó con un toletero de experiencia, que conectase los batazos grandes en los momentos oportunos; la ofensiva escuala pudo mantenerse en la mitad de la tabla con un promedio colectivo que bateó para .281; además fue el sexto conjunto con más carreras anotadas (272) y con más impulsadas (521).

Guerreó hasta el final. A pesar del mal desempeño colectivo de La Guaira destacó la vuelta de Junior Guerra a la lomita litoralense.

A su llegada el grandeliga de los Cerveceros de Milwaukee, Junior Guerra, dijo: “Estoy aquí no solo por la sed de campeonato que tiene el equipo, sino para ayudar desde la lomita a ganar juegos. Mi compromiso está al 100% con Tiburones de La Guaira”, en ocho aperturas dejó foja de 3-2 con 2.98 de efectividad en 45.1 entradas lanzadas.

Relevo detrás del home. Arvicent Pérez fue la revelación del año para la organización de Tiburones de La Guaira. El receptor que pertenece a la organización de los Tigres de Detroit en las Grandes Ligas fue el bastión detrás del plato para “Ozzie” una vez que Miguel González comenzara a sufrir lesiones y un bajo rendimiento con el madero.

Orf líder foráneo. El infielder Nathan Orf, ficha de los Cerveceros de Milwaukee en ligas menores, legó a La Guaira para invadir la segunda base de buenas jugadas a la defensiva y además lucir con el madero. Sin duda, la mejor pieza de la importación en la etapa de Cristóbal Colón en la gerencia deportiva.

“No pensé que jugar en Venezuela fuese tan divertido, aquí la gente tiene mucha pasión por el juego. Además jugar para “Ozzie” es un placer, te motiva mucho. Por supuesto que volvería”, soltó Orf.

Como el ave Fénix. “Hay que hacer cambios drásticos. A estas alturas todos los jugadores son cambiables, hasta yo. Eso tiene que saberlo la directiva, hay que dejar de pensar en ayudar a los jugadores y en cambio hacerlo por el equipo”, afirmó “Ozzie” una vez oficializada la eliminación del equipo.

La Junta Directiva pareció entender el mensaje y los cambios no se hicieron esperar. Luis Blasini es el nuevo gerente general de La Guaira en sustitución de Jorge Velandia y Cristóbal Colón.

Blasini, con amplio recorrido en la LVBP,  fue el arquitecto del bicampeonato de Magallanes, además bajo su gestión el equipo eléctrico alcanzó cinco postemporadas, incluyendo cuatro finales de las que ganó dos y perdió dos.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR