Portada del dirario Meridiano
Viernes 18 de Agosto de 2017

Beisbol Venezolano

Juan José Ávila tiene un nuevo reto en su vida/Archivo BDA
Juan José Ávila tiene un nuevo reto en su vida/Archivo BDA
beisbol venezolano

Juan José Ávila, un conquistador de sueños

Jueves 2| 12:17 pm


Uno tiene sus sueños y los sueños existen... Mi vida es el beisbol, es una pasión muy grande, yo vivo el beisbol diariamente"

Diego Naranjo Cevallos || @Diegonaranjo16

Para muchos alcanzar los sueños que se tienen desde niños suele ser tarea imposible, pero este no fue el caso de Juan José Ávila. El niño que creció anotando juegos de beisbol en Margarita, estado Nueva Esparta, pensó en vivir de ese apasionante juego y se visualizó como presidente del equipo de su vida, los Navegantes del Magallanes, objetivo que alcanzó; y con el pasar de los años pensó en dirigir la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, cargo que desde hace un par de semanas asumió gracias al voto de confianza que le dieron los ocho equipos que conforman el circuito criollo.

“Yo fui anotador en la liga de beisbol de Nueva Esparta”, recordó Juan José Ávila en su visita a la redacción del diario Meridiano. “Nací en Margarita y ahí viví los primeros 17 años de mi vida,  me gradué de bachiller a los 17 años y me fui para Valencia a estudiar en la universidad. En la liga de beisbol del estado Nueva Esparta fui anotador y recopilador, ahí aprendí a anotar, me pagaban 20 bolívares por cada juego que anotaba. Después de eso me fui a Valencia donde me gradué de ingeniería en la Universidad de Carabobo, ahí seguí con mis recopilaciones de beisbol”.

Ese trabajo de “hormiguita” que hizo el juvenil Juan José Ávila se le vio recompensado años más tarde, cuando en las páginas del Diario Meridiano se publicó un trabajo basado en las estadísticas que cuidadosamente Ávila recopiló a lo largo de esos años.

“Antes de ingresar a Magallanes, Meridiano, con Carlos Figueroa Ruiz, que era el redactor de beisbol del periódico, escribió antes del inicio de una temporada de la LVBP un trabajo en las páginas centrales del diario sobre quiénes eran los mejores bateadores, hiteadores, bateadores de dobles, jonronero etc., los mejores lanzadores, de la temporada y todo eso fue suministrado por mí, ya que yo tenía todos esos numeritos”, rememoró Ávila. “Era algo rudimentario, pero los tenía en mi casa en Valencia porque los hacía a mano en unos cuadernos, aún tengo ese periódico guardado, así comencé en el beisbol”.

Los números recopilados fueron un aporte que Ávila siempre brindó a los dos periódicos más importantes del estado Carabobo. “Incursioné ayudando a los periódicos El Carabobeño y Notitarde con los numeritos y la parte de biografía de los peloteros, más datos de ellos”, afirmó Juan José. “Un día, el señor José Ettedgui, quien era presidente del Magallanes, me llamó y muy gentilmente me invitó a formar parte del Magallanes, ahí comenzó todo con ellos. Primero me pusieron como vocal, duré dos años en ese puesto. Al tercer año, sorpresivamente, cuando veo la plancha aparezco como vicepresidente, se les ocurrió a ellos que yo podía asumir ese cargo y duré siete años ahí junto a Alfredo Guadarrama, quien era el presidente. Además durante ese tiempo era el delegado del equipo ante la Liga. Después tuve cuatro como presidente del equipo”.

“Uno tiene sus sueños y los sueños existen”, destacó de manera enfática el nuevo presidente de la LVBP. “De verdad que yo soñé con ser presidente del Magallanes, nunca soñé con ser presidente del Museo del Beisbol (cargo que aún mantiene), pero siempre iba para allá. Tampoco me pasó eso con ser presidente de la Liga, pero en los últimos años me pasó por la mente, sobre todo cuando me llamó el doctor Oscar Prieto Párraga (expresidente de la LVBP) para que lo acompañara como vicepresidente, ahí dije que quizás más adelante podría ser presidente de la Liga”.

Estos grandes e importantes cargos que se han posado en las espaldas de Juan José Ávila llenan de orgullo y satisfacción al directivo margariteño. “Me siento honrado de haber sido presidente del Magallanes, del Museo del Beisbol y ahora de la LVBP, es un orgullo para mí haber estado en esos tres cargos”, comentó el apasionado por la pelota. “Mi vida es el beisbol, es una pasión muy grande, yo vivo el beisbol diariamente. Generalmente cuando estoy en mi casa agarro mi tablet y me pongo a buscar beisbol por todo el mundo, de Nicaragua, Colombia, Panamá, de las Ligas Independiente, siempre estoy viendo algo de beisbol”.

Juan José, quien se confesó fanático de los Gigantes de San Francisco y de los Yanquis de Nueva York, también admitió que es un gran amigo de las estadísticas. “Soy un enfermo de los numeritos, creo en la sabermetría, pero hay que escribir también”, prosiguió. “Por lo menos las cosas que hace José Pirela (jugador de las Águilas del Zulia) cuando juega, la sabermetría no las anota, ahí no puedes ver cómo él corre, eso por poner un ejemplo; Pete Rose era otro que acabó con la sabermetría por su manera de jugar”.

Es que Ávila no descarta lo más básico: “Los presidentes de equipos saben que perder tres juegos seguidos es un problema para no dormir, cuando pierdes el cuarto ni se diga. Cuando vas a la tabla de posiciones y te ves fuera de la clasificación eso es un gran dolor de cabeza”, explicó Ávila. “En esta oportunidad no voy a ver la tabla, aquí lo que tengo que ver es que las cosas funcionen y podamos ver buenos juegos de pelota, que el arbitraje funcione, que sea un buen campeonato”, concluyó la máxima voz de la liga criolla.

Beisbol Venezolano

Juan José Ávila tiene un nuevo reto en su vida/Archivo BDA
Juan José Ávila tiene un nuevo reto en su vida/Archivo BDA
beisbol venezolano

Juan José Ávila, un conquistador de sueños

Jueves 2| 12:17 pm

Diego Naranjo Cevallos || @Diegonaranjo16

Para muchos alcanzar los sueños que se tienen desde niños suele ser tarea imposible, pero este no fue el caso de Juan José Ávila. El niño que creció anotando juegos de beisbol en Margarita, estado Nueva Esparta, pensó en vivir de ese apasionante juego y se visualizó como presidente del equipo de su vida, los Navegantes del Magallanes, objetivo que alcanzó; y con el pasar de los años pensó en dirigir la Liga Venezolana de Beisbol Profesional, cargo que desde hace un par de semanas asumió gracias al voto de confianza que le dieron los ocho equipos que conforman el circuito criollo.

“Yo fui anotador en la liga de beisbol de Nueva Esparta”, recordó Juan José Ávila en su visita a la redacción del diario Meridiano. “Nací en Margarita y ahí viví los primeros 17 años de mi vida,  me gradué de bachiller a los 17 años y me fui para Valencia a estudiar en la universidad. En la liga de beisbol del estado Nueva Esparta fui anotador y recopilador, ahí aprendí a anotar, me pagaban 20 bolívares por cada juego que anotaba. Después de eso me fui a Valencia donde me gradué de ingeniería en la Universidad de Carabobo, ahí seguí con mis recopilaciones de beisbol”.

Ese trabajo de “hormiguita” que hizo el juvenil Juan José Ávila se le vio recompensado años más tarde, cuando en las páginas del Diario Meridiano se publicó un trabajo basado en las estadísticas que cuidadosamente Ávila recopiló a lo largo de esos años.

“Antes de ingresar a Magallanes, Meridiano, con Carlos Figueroa Ruiz, que era el redactor de beisbol del periódico, escribió antes del inicio de una temporada de la LVBP un trabajo en las páginas centrales del diario sobre quiénes eran los mejores bateadores, hiteadores, bateadores de dobles, jonronero etc., los mejores lanzadores, de la temporada y todo eso fue suministrado por mí, ya que yo tenía todos esos numeritos”, rememoró Ávila. “Era algo rudimentario, pero los tenía en mi casa en Valencia porque los hacía a mano en unos cuadernos, aún tengo ese periódico guardado, así comencé en el beisbol”.

Los números recopilados fueron un aporte que Ávila siempre brindó a los dos periódicos más importantes del estado Carabobo. “Incursioné ayudando a los periódicos El Carabobeño y Notitarde con los numeritos y la parte de biografía de los peloteros, más datos de ellos”, afirmó Juan José. “Un día, el señor José Ettedgui, quien era presidente del Magallanes, me llamó y muy gentilmente me invitó a formar parte del Magallanes, ahí comenzó todo con ellos. Primero me pusieron como vocal, duré dos años en ese puesto. Al tercer año, sorpresivamente, cuando veo la plancha aparezco como vicepresidente, se les ocurrió a ellos que yo podía asumir ese cargo y duré siete años ahí junto a Alfredo Guadarrama, quien era el presidente. Además durante ese tiempo era el delegado del equipo ante la Liga. Después tuve cuatro como presidente del equipo”.

“Uno tiene sus sueños y los sueños existen”, destacó de manera enfática el nuevo presidente de la LVBP. “De verdad que yo soñé con ser presidente del Magallanes, nunca soñé con ser presidente del Museo del Beisbol (cargo que aún mantiene), pero siempre iba para allá. Tampoco me pasó eso con ser presidente de la Liga, pero en los últimos años me pasó por la mente, sobre todo cuando me llamó el doctor Oscar Prieto Párraga (expresidente de la LVBP) para que lo acompañara como vicepresidente, ahí dije que quizás más adelante podría ser presidente de la Liga”.

Estos grandes e importantes cargos que se han posado en las espaldas de Juan José Ávila llenan de orgullo y satisfacción al directivo margariteño. “Me siento honrado de haber sido presidente del Magallanes, del Museo del Beisbol y ahora de la LVBP, es un orgullo para mí haber estado en esos tres cargos”, comentó el apasionado por la pelota. “Mi vida es el beisbol, es una pasión muy grande, yo vivo el beisbol diariamente. Generalmente cuando estoy en mi casa agarro mi tablet y me pongo a buscar beisbol por todo el mundo, de Nicaragua, Colombia, Panamá, de las Ligas Independiente, siempre estoy viendo algo de beisbol”.

Juan José, quien se confesó fanático de los Gigantes de San Francisco y de los Yanquis de Nueva York, también admitió que es un gran amigo de las estadísticas. “Soy un enfermo de los numeritos, creo en la sabermetría, pero hay que escribir también”, prosiguió. “Por lo menos las cosas que hace José Pirela (jugador de las Águilas del Zulia) cuando juega, la sabermetría no las anota, ahí no puedes ver cómo él corre, eso por poner un ejemplo; Pete Rose era otro que acabó con la sabermetría por su manera de jugar”.

Es que Ávila no descarta lo más básico: “Los presidentes de equipos saben que perder tres juegos seguidos es un problema para no dormir, cuando pierdes el cuarto ni se diga. Cuando vas a la tabla de posiciones y te ves fuera de la clasificación eso es un gran dolor de cabeza”, explicó Ávila. “En esta oportunidad no voy a ver la tabla, aquí lo que tengo que ver es que las cosas funcionen y podamos ver buenos juegos de pelota, que el arbitraje funcione, que sea un buen campeonato”, concluyó la máxima voz de la liga criolla.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR