Portada del dirario Meridiano
Domingo 20 de Agosto de 2017

Beisbol Grandes Ligas

Foto AP
Foto AP
beisbol grandes ligas

Aaron Judge, una estrella desde las menores

Domingo 18| 4:50 pm


Marielis Airam Briceño / @marielisb22

Aaron Judge es el nombre del momento en las Grandes Ligas, no solo por pertenecer a los Yanquis de Nueva York, sino también por ser el máximo jonronero hasta la fecha con 23 batazos de vuelta completa; entre ellos el más largo de la temporada (495 pies).

Ese jonrón lo conectó el pasado 11 de junio (entonces sacó dos) ante el derecho Logan Verrett de los Orioles de Baltimore.

“Judge es un hombre de poder, siempre se supo. Ahora lo bueno es que ha demostrado tener la capacidad de hacer ajustes a su swing, a pesar de su contextura física, para poder estar en el lugar en el que se encuentra hoy con los Yanquis en las mayores”, dijo el mánager Alfredo Pedrique, con quien compartió el jardinero nacido en Linden, California, en la sucursal triple A de los Mulos.

A pesar de haberse hecho un lugar con el equipo grande de los Yanquis por allá el 13 de agosto de 2016 ante Tampa Bay, Aaron no pierde su condición de novato en la MLB. Además está fuertemente posicionado para alcanzar la triple corona esta temporada.

Con un AVE. de .339, 52 carreras impulsadas y OPS. de 1.160 (sin incluir ayer), Judge ratifica el buen futuro que en su momento le vieron sus coaches en las ligas menores; tal como comentó Luis Dorante: “Sabía que tenía que trabajar los pitcheos adentro porque el talento y la fuerza ya las tenía, a pesar de que nunca trabajé con él su bateo”.

Cambios que solo han sido posibles gracias a la disposición de Aaron por “hacer bien su trabajo”. “El principal ajuste ha sido el hecho de aprender a batear hacia la banda contraria; es más, muchos de sus jonrones han sido hacia esa zona, entre right y center field. Además él tiene poder y capacidad para sacar la pelota por cualquier lado del parque”, explicó Pedrique.

Si en algo coinciden Pedrique y Dorante es en que Aaron Judge es un “muchacho trabajador”. Y con base en ello se ha dedicado a mejorar su swing fuera de su zona de poder. “También ha trabajado en cómo batear los pitcheos rompientes (slider y curva), sobre todo cuando están del medio del plato hacia afuera”, sugirió Pedrique.

Un líder nato. “Nunca dio problemas, siempre llegaba temprano y en los momentos en los que requería era capaz de controlar el clubhouse, pero nunca alardeando; posiblemente por eso esté calando tan bien entre los jugadores de peso de los Yanquis. Es un muchacho que ha ido ganando experiencia en corto tiempo gracias a su disposición”, sostuvo Dorante sobre la personalidad de Judge.

Aaron disfruta el juego y eso se nota en cada batazo, en cada celebración con sus compañeros. Con el venezolano Ronald Torreyes ha mantenido buena relación, además de llamar la atención de los medios debido    a la amplia diferencia de estatura que hay entre ambos (1,73 metros de Torreyes por 2,01 m de Judge).

Las prácticas de jonrones del equipo del Bronx son un espectáculo y Judge lo sabe, pues como dijo en su momento Eduardo Pérez, “dar jonrones es lo que vende hoy en las Grandes Ligas”. Los batazos del toletero californiano registran la mayor velocidad de salida 121.1 mph; esta velocidad alcanzó el cuadrangular de 382 pies que conectó frente a Chris Tillman de los Orioles de Baltimore. Y es que los oropéndolas hasta la fecha son su víctima predilecta: esta temporada ha conectado ocho jonrones ante ellos.

Más allá de sus jonrones es su personalidad, su amabilidad, educación y su dedicación lo que llaman la atención dentro del clubhouse y de los mánagers. “Es de los que ayuda a sus compañeros, no es egoísta, sino que está entregado a jugar para el equipo y eso es lo que está haciendo en Nueva York”, recordó Pedrique, a quien Judge ha sorprendido gratamente debido a que “no pensé que tuviese el arranque que tiene en este momento, pero sí en un futuro, lo veo como un bateador peligroso. Gracias a Dios está bien, le han dado la oportunidad y está ayudando al equipo a ganar juegos”, cerró. Como padres. Los valores adquiridos en casa hacen que estos tres peloteros sean padres ejemplares.

“Como padre Félix es íntegro, amoroso, siempre comparte y está atento a sus niños, ellos son sus ojos, su brazo, su piel, su todo. No hay día en el que no los llame, no hay celebración en la que no esté con ellos, siempre está allí para ellos”, comentó el padre de Félix Hernández sobre el “Rey”, que tiene una hija de 13 años llamada Mia y un varón de siete llamado Jeremy, que también practica beisbol. “Antes de cada apertura Félix habla con sus dos hijos para saber que todo está bien, y lanzar tranquilo, no hay apertura en que no haga eso”.

Desde el nacimiento de la hija de José Altuve, el beisbol más que nunca está en un segundo plano. “José ahora tiene una hija de nueve meses (Melanie) que, al igual que su esposa Yanina, es un pilar fundamental para su vida. Cuando él tiene un juego malo se refugia en su hija y esposa, ellas son sus ojos y su vida. Es un padre ejemplar, las mantiene en contacto siempre y se las lleva consigo a las ciudades más lejanas. Su hija le cambió la vida, ya él no pasa todo el tiempo que tiene en el campo, solo quiere estar con ellas”, afirmó Carlos Altuve.

Por su parte, Leida Gutiérrez puntualiza: “Franklin se desvive por su hijo, de cinco años. Como para todos en esa profesión es complicado por lo viajes que realiza, pero siempre está allí para él. Veo cómo lo trata, con ternura y con mucho amor. Nunca les ha faltado nada, ni afecto ni cariño, y siempre los carga a él y a su esposa para todas partes. Eso viene de su crianza. Fuimos factores claves en su vida y desarrollo como pelotero y él hará lo mismo en lo que su hijo decida ser”.

Beisbol Grandes Ligas

Foto AP
Foto AP
beisbol grandes ligas

Aaron Judge, una estrella desde las menores

Domingo 18| 4:50 pm

Marielis Airam Briceño / @marielisb22

Aaron Judge es el nombre del momento en las Grandes Ligas, no solo por pertenecer a los Yanquis de Nueva York, sino también por ser el máximo jonronero hasta la fecha con 23 batazos de vuelta completa; entre ellos el más largo de la temporada (495 pies).

Ese jonrón lo conectó el pasado 11 de junio (entonces sacó dos) ante el derecho Logan Verrett de los Orioles de Baltimore.

“Judge es un hombre de poder, siempre se supo. Ahora lo bueno es que ha demostrado tener la capacidad de hacer ajustes a su swing, a pesar de su contextura física, para poder estar en el lugar en el que se encuentra hoy con los Yanquis en las mayores”, dijo el mánager Alfredo Pedrique, con quien compartió el jardinero nacido en Linden, California, en la sucursal triple A de los Mulos.

A pesar de haberse hecho un lugar con el equipo grande de los Yanquis por allá el 13 de agosto de 2016 ante Tampa Bay, Aaron no pierde su condición de novato en la MLB. Además está fuertemente posicionado para alcanzar la triple corona esta temporada.

Con un AVE. de .339, 52 carreras impulsadas y OPS. de 1.160 (sin incluir ayer), Judge ratifica el buen futuro que en su momento le vieron sus coaches en las ligas menores; tal como comentó Luis Dorante: “Sabía que tenía que trabajar los pitcheos adentro porque el talento y la fuerza ya las tenía, a pesar de que nunca trabajé con él su bateo”.

Cambios que solo han sido posibles gracias a la disposición de Aaron por “hacer bien su trabajo”. “El principal ajuste ha sido el hecho de aprender a batear hacia la banda contraria; es más, muchos de sus jonrones han sido hacia esa zona, entre right y center field. Además él tiene poder y capacidad para sacar la pelota por cualquier lado del parque”, explicó Pedrique.

Si en algo coinciden Pedrique y Dorante es en que Aaron Judge es un “muchacho trabajador”. Y con base en ello se ha dedicado a mejorar su swing fuera de su zona de poder. “También ha trabajado en cómo batear los pitcheos rompientes (slider y curva), sobre todo cuando están del medio del plato hacia afuera”, sugirió Pedrique.

Un líder nato. “Nunca dio problemas, siempre llegaba temprano y en los momentos en los que requería era capaz de controlar el clubhouse, pero nunca alardeando; posiblemente por eso esté calando tan bien entre los jugadores de peso de los Yanquis. Es un muchacho que ha ido ganando experiencia en corto tiempo gracias a su disposición”, sostuvo Dorante sobre la personalidad de Judge.

Aaron disfruta el juego y eso se nota en cada batazo, en cada celebración con sus compañeros. Con el venezolano Ronald Torreyes ha mantenido buena relación, además de llamar la atención de los medios debido    a la amplia diferencia de estatura que hay entre ambos (1,73 metros de Torreyes por 2,01 m de Judge).

Las prácticas de jonrones del equipo del Bronx son un espectáculo y Judge lo sabe, pues como dijo en su momento Eduardo Pérez, “dar jonrones es lo que vende hoy en las Grandes Ligas”. Los batazos del toletero californiano registran la mayor velocidad de salida 121.1 mph; esta velocidad alcanzó el cuadrangular de 382 pies que conectó frente a Chris Tillman de los Orioles de Baltimore. Y es que los oropéndolas hasta la fecha son su víctima predilecta: esta temporada ha conectado ocho jonrones ante ellos.

Más allá de sus jonrones es su personalidad, su amabilidad, educación y su dedicación lo que llaman la atención dentro del clubhouse y de los mánagers. “Es de los que ayuda a sus compañeros, no es egoísta, sino que está entregado a jugar para el equipo y eso es lo que está haciendo en Nueva York”, recordó Pedrique, a quien Judge ha sorprendido gratamente debido a que “no pensé que tuviese el arranque que tiene en este momento, pero sí en un futuro, lo veo como un bateador peligroso. Gracias a Dios está bien, le han dado la oportunidad y está ayudando al equipo a ganar juegos”, cerró. Como padres. Los valores adquiridos en casa hacen que estos tres peloteros sean padres ejemplares.

“Como padre Félix es íntegro, amoroso, siempre comparte y está atento a sus niños, ellos son sus ojos, su brazo, su piel, su todo. No hay día en el que no los llame, no hay celebración en la que no esté con ellos, siempre está allí para ellos”, comentó el padre de Félix Hernández sobre el “Rey”, que tiene una hija de 13 años llamada Mia y un varón de siete llamado Jeremy, que también practica beisbol. “Antes de cada apertura Félix habla con sus dos hijos para saber que todo está bien, y lanzar tranquilo, no hay apertura en que no haga eso”.

Desde el nacimiento de la hija de José Altuve, el beisbol más que nunca está en un segundo plano. “José ahora tiene una hija de nueve meses (Melanie) que, al igual que su esposa Yanina, es un pilar fundamental para su vida. Cuando él tiene un juego malo se refugia en su hija y esposa, ellas son sus ojos y su vida. Es un padre ejemplar, las mantiene en contacto siempre y se las lleva consigo a las ciudades más lejanas. Su hija le cambió la vida, ya él no pasa todo el tiempo que tiene en el campo, solo quiere estar con ellas”, afirmó Carlos Altuve.

Por su parte, Leida Gutiérrez puntualiza: “Franklin se desvive por su hijo, de cinco años. Como para todos en esa profesión es complicado por lo viajes que realiza, pero siempre está allí para él. Veo cómo lo trata, con ternura y con mucho amor. Nunca les ha faltado nada, ni afecto ni cariño, y siempre los carga a él y a su esposa para todas partes. Eso viene de su crianza. Fuimos factores claves en su vida y desarrollo como pelotero y él hará lo mismo en lo que su hijo decida ser”.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR